Ene
30th

La vida pasa

  
Archivado bajo Aires, Sueños | Publicado por Celedonio Sepúlveda


27331947_10213907805723622_7127529305088655949_nPaso su vida viendo pasar la de los demás, sentada en una silla cualquiera, esperando, olvidándose de la suya, con el pensamiento en blanco sin figuras ni reproches, evitando el sufrimiento e imaginando días venideros llenos de luz y equilibrio y en algún momento el descanso a su esfuerzo, liberar la rabia amordazada y el deseo de gritar, y las quejas en la jaula con el jilguero junto a las tinajas con mador llenas de agua recién sacada del pozo, esa era su atalaya desde donde dominaba su mundo, ahí se sentía segura, su casa, la sombra de su parra y el arriate de sus flores le daban el descanso y el entretenimiento después de los esfuerzos sangrantes del día.

La noche le trae los aromas de las hortensias y claveles si los jazmines deciden dormir, su sueño es igual de ligero y caprichoso, lleno de luces y sombras como la lumbre que la observa y la calienta mientras sus parpados y manos van cediendo lentamente dejando caer los alfileres y la delicada prenda tejida con los hilos del corazón, así pasa las horas, así pasa los días, sin condiciones, las lagrimas en un fardo enjuto escondidas en lo alto del armario fuera del alcance de nadie esperando la siguiente vez.

Mujer Madre Desconocida Silencio Alegria

Deja un Comentario