mar
13th

Que bonita es la primavera

Archivado bajo Actualidad | Deja un Comentario

La-primavera-la-sangre-alteraEstamos de suerte, este año tenemos por delante convocatorias electorales de todas clases, para aburrir.  Que bonito es ver a los políticos engalanarse con propuestas, la mayoría de ellas solo con envoltorio y notar su cercanía. Que grandes momentos nos esperan.

Con la modernidad y con esto que llaman crisis, que mas bien parece era o época, por la fuerza con la que se ha asentado en nuestras vidas y en nuestra sociedad, las siglas de los partidos se han multiplicado y han surgido nuevas definiciones para englobar lo que en realidad sigue siendo palabrería y vanas intenciones. Ahora tenemos las castas, las estirpes, los linajes, las raleas y los inútiles de siempre, a decir verdad, los de siempre y los de ahora.

Yo soy un ciudadano de a pie, a veces de moto y también de furgo, y no sé si por distracción, por la sordera del oído derecho o por perderme la mayoría de los telediarios, el caso es que no veo nada a mi nivel, ya digo, posiblemente sea causa de mí inopia.

Todo se baraja y juega en el cielo, entendiendo por cielo nubes, todo lo que se propone esta por encima del ciudadano y de las necesidades sociales.  Insisto, yo soy un ciudadano “raro” me levanto a las 7 para trabajar y estoy todo el día intentando ganarme las habichuelas, no soy funcionario, no trabajo en monopolios, ni en telefonía, ni en una de esas petroleras, solo dependo de mi trabajo y la habilidad para hacerlo rentable, tengo de socio al Montoro y a la señora Bañez, dígase que solo vienen a verme a final de mes y solo para arreglar cuentas, normalmente dividen y restan.  Siendo tan raro, posiblemente no tenga derecho a tantas prebendas como los seres normales.  Pero volviendo a la política de las nubes, los programas electorales, deberían de llamarse “Babia electoral”, concepto más certero para todas las propuestas y mentiras de las diferentes campañas, cuatro años de política nos la empaquetan y venden en 20 días, después de los 20 días el político y la política desaparece y nos encontramos con otras cosas, las terrenales, las cosas que los políticos no entienden y no ven, porque se alejan del ciudadano y de su compromiso con la sociedad.

No se trata de inventar el mundo y de regularlo todo, se trata de hacer que funciones este con mas libertad, se trata de que los consejeros de los bancos y cajas, he dicho bancos a propósito (sector estratégico y salvable), velen por el negocio y por los clientes, el negocio se hace sin necesidad de inventar comisiones y productos nocivos.  Se trata de abrir el circulo de los desahucios y poner al descubierto a tanto sinvergüenza, ¿que partido lo lleva en su programa? estoy tan despistado con la sordera.  Creo que son las pequeñas y medianas cosas las que hay que arreglar, las cosas de los ministerios que no se hablan en el parlamento, que no salen en los periódicos, las que nos joden la vida a cada paso que damos, y nos saquean el bolsillo.  El otro día me decía un taxista que para renovar la licencia, necesitaba estar “a bien” con la seguridad social y hacienda, mis socios, sino no hay tu tía.  ¿y si no te dejan trabajar como puedes estar a bien con ellos?  No sé.  Si un ciudadano “normal” de los que trabajan en empresas de verdad se equivoca en la renta. ¿Lo despiden?.

Infinidad de ejemplos que aburrirían esta modesta opinión, y que no es el caso mencionar, hacen que la sociedad se enoje, hacen que nuestra marcha cojee.  Y todas las familias políticas se olvidan de ello. Ho hacen falta grandes reformas, hace falta abrir archivadores y romper hojas inútiles, hace falta que los partidos actúen de sociedad civil, hace falta que todos los procedimientos se sometan a derecho, y no a un articulo concreto de cualquier ley, lo grave es que muchos no superan la norma constitucional.  Hay que bajar a la tierra dejar babia y trabajar.

Quería hablar de lo bonita que es la primavera pero esta claro que la sangre altera.

mar
2nd

Yo tengo dudas

viejo-móvilFinal del día. Quisiera pensar que todo el ajetreo y el haber consumido dos baterías de teléfono, de las que duran una semana, haya servido de algo. En mi fuero interno, tengo dudas.

Y el concepto servir de algo, esta por encima del trabajo  se supone que bien hecho, de padecer un capazo de iteraciones de todo tipo, flujos de información de lo más variado, de contemplar los eventos consuetudinarios que acontecían por la rúa bebiendo un Vichy, y algún acontecimiento más de los considerados rutinarios.
Tengo dudas, me hubiese gustado mas un paseo por el campo, haber “robado” un tomate en la huerta, un gran trago de agua fresca del chorro de alguna alberca, el Sol, el aire, espacios abiertos, o simplemente sentir la vida. El ajetreo actual, los trabajos acelerados, las jornadas maratonianas, acortan los días de forma escandalosa, desvergonzada quizás. Me gustaría un poco de aburrimiento, un poco de ensimismamiento.
Tengo dudas.

dic
24th

Los problemas están en la tierra no en el cielo

detrasYa tenemos gobierno nuevo y conocemos a sus miembros, sus rostros y sus méritos o desméritos anteriores, yo tengo algunas reservas, quizás infundadas, pero ciertamente instintivas y últimamente es el instinto mi  mejor baza.

Rajoy como presidente lo encuentro contento, salido, se le escapa entre la barba una sonrisa picarona, lo encuentro muy ordenado y con ganas de hacer cosas, su método de trabajo puede funcionar dentro del orden, falta ver como reacciona dentro del caos, por lo demás tiene los objetivos claros pero tengo mis dudas en cuanto a conseguir el fondo.

A Soraya y al equipo mas cercano de Rajoy, le pasa lo mismo, son gente estudiada con cierto fondo intelectual y político y se le nota desbordados de contentos por su papel en la historia inmediata de España.  A ver que tal.

El resto del equipo, ahí están, se han olvidado de la paridad y de los records y han optado por los técnicos de grandes empresas, lo cual puede que este bien, yo personalmente hecho en falta un perfil mas político de los ministros, a favor esta su experiencia, pero están faltos todos de realidad social, y eso, en esta situación nos es bueno.  Quiero decir que si este gabinete fuera francés o alemán, seria fantástico, pero estamos en España y tengo una sensación extraña a la vez que profunda de que nuestros ministros rara vez en su vida han pisado el suelo, nuestro suelo, el primero antes de ningún peldaño, y eso no es bueno.

Los problemas están en la tierra y no en cielo, es necesario mantener el espíritu y los objetivos claros y comenzar con los problemas de la tierra para luego ir subiendo, la verdadera salida del atolladero en el que estamos inmersos esta en los niveles más bajos, cualquier derrotero o perdida de esfuerzos en las nubes no dejaran de ser pájaras mentales y elucubraciones para el negocio de la prensa.

A ver que pasa.

dic
30th

Giro de año

feliz2011Cada año cuando pasa nos va troceando la vida, la deposita en un cofre como de un tesoro se tratase, y lo guardamos en algún rincón de nuestro pensamiento, algunas veces con anhelo y otras con cierta angustia y deseosos de olvidarlo para siempre.  El año nuevo siempre supone un nuevo principio, es una forma necesaria de organizar nuestros destinos, de tomar un descanso en el camino y realizar en mayor o menor medida un esfuerzo por clarificar los objetivos del nuevo año, o como mínimo superar los errores del año que cerramos.  La consecución de un nuevo año es siempre un gran objetivo, a pesar de los pesares, y sabiendo que hay siglos que son un verdadero desastre, y que los días, a veces, se hacen largos y penosos y que un gran cumulo de ellos, pueden poner en peligro nuestra voluntad de permanecer en pie, llevamos unos años donde es difícil permanecer impasible a tanto despropósito, unas veces por culpa nuestra y la mayoría de ellas debido a la desorganización social y desestructuración política.

Este año que comienza yo también quiero cerrar los ojos y poner mis deseos en orden, deseos nuevos y renovados, algunos de ellos de muy difícil cumplimiento, el más difícil que me propongo es no hablar de política, me he dado cuenta de lo vano e inútil que resulta, si lo consigo será como dejar de fumar, pero sin decreto.

En general necesitamos recuperar la confianza en nosotros mismos y en los demás, despojarnos de tanta desconfianza y nerviosismo, y recuperar una gran dosis de inconformismo y rebeldía, debemos recuperar nuestra capacidad de jugar en libertad por encima de tanta norma estúpida de civismo, que algunos genios salidos del oportunismo y la sopa boba pretenden inventar.  Estos años venideros hemos de ser capaces de recuperar nuestros espacios de libertad, recuperar valores de finales de los 60 y apostar por un mundo más natural y menos tecnócrata y un poco incorrecto en lo político.

Buscar valores en la libertad, el respeto, el trabajo y nuestra capacidad de relación con los demás, la amistad y vecindad son asuntos a recuperar, es nuestro momento, el momento de la sociedad civil.  No hay nadie más, estamos solo nosotros, y todo un año para ser nosotros mismos.  ¿seremos capaces?

sep
18th

Señor alcalde estoy trabajando, para comer, por favor no meta el pie en la marmita.

No ha de ser un hecho aislado, estoy seguro de cada uno de ustedes, siente, ha sentido o sentirá, la implacable incompetencia de nuestros gobernantes, incluso los que se dicen más cercanos.  Nunca como ahora, ni en los peores tiempos, me había sentido tan agobiado, incluso acorralado por “la tanta necedad” y por “la tanta incompetencia” ilustrada,  la peor que existe.  Estamos rodeados de ilustrados incompetentes carentes de bagaje vital, lo que les convierte en ilustres ignorantes, o déspotas ilustrados, perdón: Ilustrados déspotas democráticos.

10_inemLa uniformidad de las políticas municipales es causa del férreo control del sistema de partidos y la falta de ideas y compromiso de nuestros ediles, resulta más cómodo y menos peligrosos dejarse llevar por las consignas generales y dedicar el tiempo sobrante a faenas de futuro y provechosas para los fines más personales e íntimos. Por si acaso en las próximas no hay tanta suerte.

Hay muchas clases de trabajo, pero lo simplificare en dos grandes grupos, los que tienen un centro de trabajo fijo y los que el centro de trabajo es móvil, es decir nunca es el mismo y necesitan desplazarlo continuamente, representantes, vendedores, repartidores, instaladores..etc.

Si tu centro de trabajo es fijo, tienes un gran problema para llegar tanto si el transporte es publico como privado, si es privado hay uno añadido, aparcar. Las opciones son pocas pero entre la neblina se vislumbra alguna.

Cuando el puesto de trabajo es itinerante, la única opción es ir motorizado permanentemente, necesitas mover tus recursos contigo para ganarte la vida, veamos la odisea de un instalador que usted ha llamado para cambiarle la caldera.

Parte primera abreviada:

Llegamos a la calle de nuestro cliente, hemos tardado una hora y media en recorrer 11 km., no sabemos si nos han hecho una fotografía de las que cuestan 100 euros, porque sin ir veloces pero con las paradas y arranques, nuestro pensamiento estaba en planificar el trabajo y en hacer repaso de los materiales, y en estar muy pendientes del colapso circulatorio.  Hemos perdido una hora de trabajo y posiblemente nos caiga una multa por ir a 81 km. por la autopista.

La calle esta señalada como privilegiada por motivos electorales, es zona verde, no se puede aparcar ni pagando, un espacio publico como es la calle, por orden y gracia de un ilustrado se ha convertido en una finca particular.  No desesperamos, acudimos a las lecciones de yoga y superamos el inconveniente.

La calle de al lado a 300 metros, es zona azul, territorio publico de pago, y territorio de caza para unos señores vestidos de amarillo y provistos de magnificas PDAs.  Saco el volante de una hora (hay que llevar cambio o tarjeta de crédito) y traslado mi puesto de trabajo 300 metros arriba, herramientas, material y yo mismo.  Después de dos horas de tramites y avatares he conseguido llegar al trabajo.

Parte segunda, también abreviada:

Estoy en plena faena, las manos ocupadas y manchadas, la postura incomoda y concentrado en todo lo que me han enseñado para evitar accidentes, pero mi pensamiento de pronto se distrae del gran momento y me advierte del tiempo.  Mierda.  Toda mi obra, mi prudencia, mi concentración, la seguridad en el trabajo, queda al margen, el volante de una hora ha caducado, por tanto, según el señor alcalde ya soy un infractor, estoy delinquiendo y merezco una sanción.  Dejo el trabajo, la herramienta, lo dejo todo y salgo corriendo, no sea que la grúa…

Trato de explicarle al intermediario del alcalde, ese señor de amarillo, que estoy trabajando, que no estoy de fiesta, que me estoy ganando las habichuelas, pero no suelen entender los conceptos más básicos y responden que ellos están trabajando y cumpliendo con su obligación.  Por lo visto su trabajo y su obligación están por encima de mis derechos y mi obligación de trabajar, por lo visto sus hijos tienen más derechos que los míos.

Les indico que si su trabajo es meter la mano en mi bolsillo, que le parecería a él si yo la metiera en el suyo, parece enfadarse.  Creo que no entiende, porque no actúa.

Señor alcalde debe usted explicarme que derecho esta por encima del trabajo, de la obligación de un padre de velar por su familia.  Por favor usted que sabe tanto creando espacios de privilegio, explíqueme como debo realizar mi trabajo, cree una ordenanza para que mi trabajo y mi familia vivan en paz, en la misma paz y seguridad que vive usted.

Parte final

Me quedo con la multa, vuelvo a mi trabajo excitado y nervioso, además de cabreado y termino mi trabajo.

En el estatuto no he visto solución a este problema fundamental, ni de otros tan fundamentales para la vida real y diaria de las personas.

SEÑOR ALCALDE ESTOY TRABAJANDO. RESPETEME.

sep
5th

La cruzada contra el trabajo

multas A Dios rogando y con el mazo dando, es la frase que define la situación económica y social en la que estamos sumergidos.  Existe una total contradicción entre lo que se dice y lo que se hace, la realidad no tiene nada que ver con la palabrería y el buen rollito oficial, y para no divagar ni filosofar sobre las cuestiones entrópicas que afectan a la política  y a los políticos españoles, como siempre expondré una cuestión banal que afecta a miles de trabajadores no afectos a círculos sindicales ni funcionariales.

Hay una persecución clara y permanente contra el trabajador con movilidad, la aplaudida y recomendada movilidad geográfica, aquí entenderemos movilidad geográfica tan solo comarcal, ya hemos anunciado lo banal del tema, no hablamos de globalización ni exportaciones ni I+D, como siempre tratamos el mundo real y cercano.  Al tema: quien no conoce a un familiar, amigo o vecino que trabaje necesariamente con el coche, sin confundir lo que parece los mismo “ir a trabajar en coche”.  Existen un abanico de oficios y profesiones que obligatoriamente hay que realizarlas con el vehículo, considerando a este como una herramienta más, ahí esta la policía, los médicos de visitas domiciliaras, repartidores, oficios como vendedores, comerciales y la mayoría de oficios que hacen referencia a mantenimientos e instalaciones, o reformas y un largo etcétera de personas que mueven la economía.

Pues bien excepto los dos primeros, todos los demás son considerados una plaga y son permanente perseguidos y acorralados y por fin multados o sancionados con la retirada del vehículo, de tal forma que ya esta siendo necesario considerar una partida nada desdeñable de impuesto revolucionario en presupuestos relacionados con este tipo de oficios.  Por supuesto algún “Gracioso Responsable” del Transit dirá que esto va en beneficio de la sociedad y que los hacen por nuestro bien.  Por eso es bueno que cada 10 minutos pase una pareja de pseudopolicias, cada 5 una moto de la policía y cada media hora un coche camuflado haciendo fotos, es por nuestro bien, para corregir nuestra maldad como ciudadanos, no tiene nada que ver con loa recaudación y las multas embargables.  Esto sucede mientras se trabaja, la guinda del pastel viene luego, cuando después de sortear las trampas de la velocidad variable si hay suerte, porque la mayoría de las veces esas trampas carecen de sentido al ser engullidas por las enormes caravanas de coches parados saliendo y entrando a las grandes ciudades, pues bien la guinda la ponen los mossos, la policía de “casa nostra”, con sus controles, también preventivos,  por nuestro bien, situados estratégicamente (escondidos) en las rotondas, me recuerdan a la guardia civil de hace muchos años situados en los cruces de los caminos al atardecer, sin sol,  detrás de las tapias de piedra esperando al campesino con la mula o la borrica y pedirle todo tipo de explicaciones, de donde vienes, a donde vas, quien eres y que llevas en las alforjas y en algunos casos te llevabas una ostia por atrevido y presunto maleante. ¿os suena?.

Llegado a este punto y demostrada la persecución vial (ya hablaremos de otro tipo de cruzadas) de una clase de trabajadores, nos quedamos todos asombrados un momento y automáticamente asumimos por incapacidad el problema.  No hay nada que hacer.  Hay que joderse.

De la misma forma que se ha puesto en marcha las zonas de carga y descarga, seria necesario articular algún tipo de distintivo que permitiese estacionar, sino de forma gratuita, si con la confianza de no incurrir en sorpresas desagradables durante la jornada de trabajo, que permitiese por ejemplo con el ticket de tiempo máximo en zona azul estacionar con el mismo horario de carga y descarga.

Soluciones hay, hay que buscarlas y añadirlas si cabe en el Plan E.

ago
23rd

Los mundos de Jauja

mundoideal

Cuando se suelta una opinión inevitablemente se esta empapando de nuestra visión del mundo y esta es una u otra en función de la atalaya dónde estemos situados.  Los mensajes son diferentes,  suelen llevar además alguna dosis de mentira y engaño.

Los mundos donde nos movemos tienen las mismas características de mentira y engaño, y por ello,  resulta difícil tomar una decisión en el cielo para llevar a cabo en la tierra.  Definir una clase de parados desde el 1 de agosto para recibir una ayuda, es una decisión “rara”.  El paro es una situación entera, sin divagaciones, negra, y sin tintes grises.  El paro sin subsidio es una aberración.  Desde otro estrato social –otro mundo, quizás el cielo-  lo cataloguen como un castigo merecido a la pereza.  Es el primer problema a solucionar en este país, por justicia, por dignidad y sobre todo por decencia política.  Hay que dejar  a un lado problemas menores, aunque tengan mucho calado en el mundo de Jauja de algunos políticos y bajar al mundo real.

Hace ya meses que la situación económica y laboral esta bajo mínimos y como sucedía con la muerte anunciada del ladrillo, nadie mueve un dedo ni hacia arriba ni hacia abajo, mucho palo de ciego y muchos errores, y sobre todo como sucedió antes MUCHA COMPLICIDAD y mucho silencio, disimulo e indiferencia en definitiva.

Fuera de las grandes empresas que se rigen por otros sistemas y fuera de la empresa pública y del funcionariado, la vida y el mundo no tienen nada que ver con Jauja.

La única solución al paro es crear empleo real, empleo con capacidad de genera riqueza, empleo productivo, esta capacidad solo la tienen las empresas y la iniciativa que surge de ellas.  Por tanto es la empresa, o debiera ser, la gran protagonista en los próximos meses.  Pero LA PEQUEÑA Y PEQUEÑITA, la mediana y gran empresa han demostrado no disponer de capacidad suficiente si las condiciones favorables no se mantienen constantes, demasiado influenciadas por la filosofía bancaria.

Para que la pequeña y pequeñita empresa resuelvan el problema se les ha de tratar de otra manera y considerar una cuestión como un hecho muy importante:  del mismo modo que el sistema de ingresos y la capacidad de generarlos no son iguales no deben serlo los gravámenes que suponen los costos no productivos, normalmente de imposición administrativa.

Como he puesto de manifiesto en alguna ocasión las administraciones consideran al ciudadano “culpable” por ello se preocupan y nos ayudan a mejorar, el pequeño empresario tiene otra consideración más alejada de cualquier adjetivo, más impersonal, no tiene voz ni voto y no esta considerado como parte fundamental del sistema.  Es una especie de esclavo moderno.  Mucho trabajo y pocos derechos.  Que nadie se espante, como he dicho al principio hablamos del mundo real.

jul
25th

rigideces monopolisticas o chanchullopolio

pirata Resulta sintomático e indica un grado de dificultad adicional de cuanto nos costara afrontar la no-crisis que padecemos.  Las rigideces monopolisticas de algunos servicios esta patente y latente ante los ojos de quien debería de cortarlo de raíz, los chanchullopolios son una especia autóctona de este país, Telefónica, las eléctricas, el agua y otros servicios privatizados no acaban de enterarse de que para ganar dinero hay que trabajar y dar servicio.  Telefónica se resiste a soltar las cuotas altisimas permanentes a cambio de nada o casi nada.

Debe de resultar dificilisimo gestionar una empresa así. Ni siquiera la AEAT tiene tanta facilidad para recaudar como estos chanchullopolios.

Yo de mayor quiero también un chanchullopolio.