ene
28th

¿ Para cuando el empleo ?

desempleo2Nada ha cambiado, por ahora, los mismos nubarrones, la misma incertidumbre y una clase política dedicada a mirarse al ombligo y entre ellos y el poder económico, a ver quien es el mas listo de la clase, enfadándose cuando le quitan nota las agencias que no quisieron ver las nubes, centrando su atención en infinidad de reuniones donde las decisiones brillan por su ausencia.  En plena crisis el BC se empeño en subir los tipos de interés y ahora emborracha a los bancos con barra libre, los gobiernos, todos, desde los nacionales hasta los municipales, de tener los bolsillos rotos han pasado a mantenerse solo los sueldos y sus prebendas.  Demasiada indecisión, demasiada irresponsabilidad, demasiada tibieza, y mientras tanto la sociedad civil adormecida y esperando un milagro.

La gran decisión no esta en subir impuestos, al menos de la forma trivial con que se ha hecho, se pueden subir impuestos, pero la contrapartida ha de ser generar empleo, subir impuestos para dinamizar la economía y no para solo cubrir el déficit.

La subida de impuestos ha de ir seguida de una bajada importante de las cotizaciones “obligatorias a la Seguridad Social” por parte de las empresas, las cotizaciones sociales, tal como están planteadas son un gravísimo error, sin olvidar las rigideces del mercado laboral.  No podemos gravar al trabajo con semejante lastre, las cotizaciones han de ser una parte, pero no la mas importante de los costes laborales, además no productivos, y tampoco han de ser igual para todas las empresas, del mismo modo que la capacidad de penetración de mercado o de generación de ingresos no son las mismas.  Una opción a considerar, seria aportar una parte mínima obligatoria para sostener el sistema sanitario por parte de la empresa y una opcional voluntaria para el sistema de pensiones por parte del trabajador.  En cuanto a los contratos de trabajo, han de adaptarse a cada sector y a cada empresa dentro del sector.  La flexibilidad y los acuerdos entre partes han de primar, y no para perder derechos, ni bajar sueldos, todo lo contrario para entre todos mantener las empresas y los puestos de trabajo.  No hay otra manera.  Todo lo demás es pura fantasía y palabrería hueca de políticos embutidos en el corsé de su narcisismo.

¿para cuando el empleo?

ene
9th

Perdidos y sorprendidos

cadenas-en-las-manosCuando el diablo se aburre con el rabo caza moscas, cuando los gobiernos no saben donde están, gobiernan prohibiendo, subiendo impuestos y con ocurrencias totalmente fuera de contexto.

La deuda publica es un problema pero no es EL PROBLEMA, al menos del país, entre ellos, los colegas banqueros y ministros, se empeñan en evidenciarse y colocar como mayor problema el déficit (el despilfarro), y como “solución” miran al ciudadano y deducen la posibilidad de empobrecerlo un poco mas, con las geniales subidas de impuestos, luminosos cerebros, siempre olvidan la máxima de rebajar impuestos para aumentar ingresos, pero entre exquisitos no esta bien visto rebajar.  El déficit (el despilfarro) es un problema de largo recorrido solucionable con el resto de la economía, y el mayor recorte esta en los presupuestos y en el control de gasto, basta mirar cualquier capitulo para entrever la cantidad de grietas por donde se escapan los esfuerzos de este país.

De todas las medidas dictadas por los ministros, aun no tengo conocimiento de ninguna que afloje el corsé de empresarios y emprendedores, siguen dándole vueltas al garbanzo de la reforma laboral, sin tragarlo ni escupirlo, han colocado en la picota a los salarios, la precariedad y los puentes.  Bueno, es una forma como otra de perder el tiempo y justificar la incompetencia.  La reforma laboral seria conveniente enfocarla dentro de medidas globales para abaratar costes no productivos a las empresas y, adaptar el tipo de contratación a la situación del mercado.  Darle un nuevo concepto al desempleo, el desempleado no ha de ser una persona rechazada del mercado laboral, debe permanecer en la empresa en estado latente, al ralentí, en periodo de formación, preparando el arranque de nuevas faenas, por supuesto este giro en el concepto supone un giro en la mentalidad, supone confiar en el ciudadano y en el empresario.  Filosofía que resulta casi imposible en un país donde el mismo Estado esta imbuido en la cultura del lazarillo, del pillo, la mayoría de nuestra legislación tiene ese enfoque.  Y yo digo así nos va.  Muchos de nuestros esfuerzos se esfuman en buscar formas de escapar, caminos para dar la vuelta, y mientras tanto no hacemos otra cosa.

Suponer que este gobierno tiene la solución, es suponer que tienen la capacidad de escuchar, es suponer que viven la realidad, y eso, me temo, es suponer mucho.  Si entreveo, el manual al uso, la ortodoxia académica y la falta de imaginación, la falta de medidas basadas en la experiencia vital y por ultimo dan la espalda a una realidad que ya empieza a ser asfixiante.

No basta el deseo ni las buenas palabras para solucionar los problemas, es necesario ponerse a trabajar, escuchar y realizar el planteamiento acertado. Resulta difícil empezar a solucionar subiendo impuestos.

dic
8th

Al perro flaco todo le son pulgas

perroflaco.jpgEl otro día un amigo me comentaba, después de varios días sin vernos que había sufrido una inspección de Hacienda y la Seguridad Social, en total cuatro fornidos inspectores se personaron en su magnifica y opulenta oficina -su propia casa de 70 metros cuadrados- y empezaron a estudiar papeles y más papeles en busca del tesoro escondido, al mismo tiempo en la cocina, su señora preparaba una tortilla de patatas.
Tras mucho indagar, inteligentemente como cabe esperar, descubrieron el arca, pero, lamentablemente no había tesoro; en su lugar, como en la gran mayoría de nuestras arcas: una hipoteca.
Mi amigo la tenía reescrita con una última ampliación para hacer frente a los pagos de su empresa, quizás en un acto heroico por no dejar caer el único asidero de subsistencia que le queda.
Me contaba que los inspectores decepcionados, no sabe bien si por el fracaso o por un sentimiento de culpa, le decían que porqué mantenía una empresa deficitaria. Grandiosa pregunta.
Yo me hago otra: ¿Realmente Hacienda no sabe donde esta el dinero que le falta?
Me acuerdo de la película
LOS INTOCABLES en la escena en que el viejo policía le dice a Ness que todo el mundo sabe donde están las destilerías o los almacenes de licor pero que nadie se atreve a romper esa puerta.
CHACHI, para eso esta la de 300 euros de mi amigo, además él es buen chaval.