may
6th

Llamar a las cosas por su nombre – elements de pacificació del trànsit

Hay estamentos empeñados en maquillar la realidad con la simple acción de cambiarla de nombre, empleando uno mas “chic”, en algunos casos rozando la cursilería y situándose en el limite de la estupidez.
Ahora al hecho de machacarnos los coches con los hierros de 3M colocados en la mayoría de las calles, lo llaman “elements de pacificació del trànsit”, lo dicho paños calientes antes de darte una paliza.
La inefectividad de estos elementos es fácil de demostrar, tan solo hay que hacer una huelga a la japonesa y respetar al pie de la letra las indicaciones, cuando nos encontremos con un paso elevado o con una banda pacificadora hay que superarla sin perjudicar el coche y respetando la velocidad no superior a 10km/h, primero un eje de ruedas y lentamente el otro, que la suspensión no sufra, que cambiarla sale caro. De esta manera, no habrán pasado cuatro coches y empezaran a sonar los claxon o alguien realizara un adelanto peligroso, o alguien perderá los nervios y lo que eran elementos pacificadores se convertirán en causa de discordia. Pero los culpables del desaguisado se encontraran lejos del lugar, tramando algo que prohibir.
Lo mismo sucede con las señales de trafico, la mayoría obsoletas y sin sentido practico ni racional, cuantas señales de 20 y 30km/h en lugares donde es imposible respetarla sin ocasionar mas perjuicios que beneficios, o la sucesión alocada de “elementos pacificadores”, como colocar después de un semáforo un elemento pacificador o dos, ocasionando tremendas colas.
Sin embargo no les da por situar espejos y elementos que mejoren la visibilidad en los cruces, la mayoría de ellos peligrosos debido a la falta de aparcamiento y la necesidad de aprovechar las esquinas para aparcar.

abr
15th

Políticas de escala 1:1.000.000

politica escalaCada vez somos más ciudadanos, no por derecho, me refiero en cantidad, y por norma determinista somos culpables de serlo y así lo entienden los productores de normas y los legisladores.  Culpables del todo, y por tanto eso los capacita a gobernar con políticas de escala.

Si un ciudadano o elemento social ocasiona un dislate o produce molestias, bien aisladamente, o bien ocasionalmente, poco importa, puesto que ya es razón suficiente para normalizar o prohibir para un millón, es decir para la mayoría de la sociedad.

Un paisano me comentaba que solicito al ayuntamiento un revienta coches, creo que cínicamente las llaman bandas reductoras, son esos hierros de la marca 3M (los pagaran a precio de oro) que colocan en las calles para escarnio de los conductores, de todos los conductores.  Mi paisano me reconoció que en realidad era un coche y no todos los días el que ocasiono la solicitud y que cuando colocaron las defensas metálicas se desvió por otra calle.

Estas políticas de escala se dan muy frecuentemente y en todos los ámbitos, es fácil prohibir y gestionar los problemas a cañonazos, cada vez resulta más difícil moverse por las arenas movedizas de tanto decreto y cada vez se opta por castigar a todos en lugar de identificar y castigar al culpable.

ene
30th

Irracionalidad o incompetencia

Resulta increíble, no han terminado de implantar el limite de velocidad de 80Km/h en el área metropolitana y ya vuelven con la sugerencia de otra medida con el mismo calado irracional, en el orden de reducir o prohibir, reducir espacios vitales y prohibir movimientos, hace unos meses eran los pisos de 30 metros y ahora las calzadas para los coches.

Es esta dinámica de pensamiento fruto de las titulaciones y la preparación o simplemente un virus que se apodera de nuestra clase política, o es causa de una crisis de valores que provoca un retroceso en las libertades y los espacios que corresponden a los ciudadanos. O simplemente incompetencia, pura y dura.

Con similar argumentación que la empleada para lanzar esta propuesta, se pueden lanzar varias, de igual manera que el ancho de la calzada invita a correr, lo hace la potencia, el confort, el peso y la insonoridad del habitáculo, la propuesta definitiva es volver al 600 y los caminos de cabras.

Acabaran agotando la paciencia de los ciudadanos con tanta torpeza.

ene
3rd

Cuellos de jirafa o espejos o accidentes

burros3.jpgEl problema del aparcamiento se ha generalizado, es natural y bastante obvio, ningún politico o gestor público del municipio se ha preocupado durante años del crecimiento espectacular del parque de automoviles, ni tan siquiera ahora es preocupación ni se estan articulando soluciones que no sean puramente sancionadoras o limitadoras, o que repercutan directamente en el bolsillo del contribuyente. Es una muestra más de que nuestros politicos estan mas por sus asuntos, que por solucionar los generales que afectan al ciudadano y a su calidad de vida.

El problema se hace acuciante y agobiante para muchos ciudadanos que tras superar largos atascos para llegar a su casa tras una larga jornada de trabajo, ve como esa herramienta enorme que es el coche, se resiste a ser aparcada hasta el día siguiente, no puede dejarla, despues de aburridas vueltas por el barrio, la deseperación le puede y lo deja en cualquier esquina, acera u otro claro que quede en la maltrecha via publica. El cacao esta servido.

Es cada vez más habitual llegar a un cruce y tener un coche saliendo por cada esquina, incluida por la que has de mirar para cruzar, y no queda mas remedio que arriesgarse y sacar el morro del coche, a si se tiene, el cuello de jirafa, y lo que no hay nunca son espejos u otro artilugio que facilite la circulación sin riesgo al accidente, del mismo modo que se es permisivo para quitar la visibilidad se deberia ser previsor para evitar accidentes.

Hay soluciones claras para solucionar el problema del aparcamiento en las ciudades, por supuesto no son rentables, y se han agotado muchas con la especulación urbanistica. Basta con saber algo de aritmetica y aplicarla (las cuatro reglas). Pero no me toca a mi en este momento darlas.

¿Cuellos de jirafa, espejos o accidentes?

dic
18th

80 km de Hipocresía

80km.jpgCuando estoy en la carretera atrapado en un marasmo de coches, cientos de coches, echando humo sin cesar, parados, a 0 km hora, intentando llegar a casa o al trabajo, o a donde cada uno quiera o pretenda llegar, me viene a la mente la hipocresía de limitar la velocidad a 80km en el área metropolitana de Barcelona, ¿alguna vez la hemos tenido?, es parecido a si quisieran limitar el uso de las luces largas, ¿es que se pueden usar en el area metropolitana mas de 2 segundos escasos?.

Es hipocrita a la vez que absurdo limitar la velocidad a 80 para evitar la polución y los atascos, las rondas tienen esa prohibición y es el lugar donde más accidentes hay y por ende embotellamientos y por ende polución.

No es más ecológico solucionar los atascos de los miles de coches diarios en intervalos horarios de tres horas, no es más sincero y más efectivo evitar que millones de toneladas de gases se viertan por el tubo de escape por el hecho de estar parados horas y horas cada día. ¿Que solución es prohibir? o ¿multar?

Gobernar o cuidar de la cosa pública -la cosa de todos- no es apretar el corse al ciudadano un poquito más cada dia, no es considerarnos de entrada culpables, me fastidia mucho tener que demostar continuamente que soy un ciuadano normal, que soy prudente en la carretera, que mi coche no es un peligro para mi familia, aún sin pasar la tomadura de pelo que es la ITV, que cuido a mis niños y a mi señora, que no fumo, que no bebo, que no paso de 20km aunque se me cale el coche, que soporto con estoicismo que los ayuntamientos me fastidien la suspensión del coche en colaboración con 3M, y un sin fin de cosas más, que todos soportamos y olvidamos una vez que conseguimos llegar al sofá y arrebatar el mando de la tele.

Hasta que el cuerpo aguante.

nov
9th

¿Que prohibimos hoy?

prohibido.jpgCuando el diablo se aburre, con el rabo caza moscas. Eso mismo sucede en muchos despachos con moqueta y coche oficial en la puerta. Es tanto el aburrimiento y la escasez de ideas que cada mañana cuando llegan al despacho convocan a sus colaboradores para que le adulen el oído y preguntar lo mismo: ¿Que vamos a prohibir hoy?.
En mi opinión, asistimos a un exceso de prohibiciones y reglamentación, es mi opinión y también mi gusto, no me gusta que me prohíban tanto, en la mayoría de los casos por no decir en todos, mi educación y mi sentido común, y mi responsabilidad, y mi edad, y mi…, me lo prohíben por naturaleza y creo que todas las personas educadas y sociables se deben sentir cargadas con tanta prohibición y con tanto reglamento.
Hay otras y otros que necesitan de estas prohibiciones y estas pautas de comportamiento para no sentirse perdidos. No es mi caso. Con cada norma, con cada reglamento, con cada carné por puntos, con cada ITV, con cada aquí no fumes, multa al mendigo, señales de prohibido a más de 20, y un largo etcétera.
Hay tantas leyes para todo que a veces es imposible operar y lo que la ley pretendía se convierte en inalcanzable por la colisión de intereses a veces con la realidad y otras con las propias leyes.