mar
13th

Que bonita es la primavera

Archivado bajo Actualidad | Deja un Comentario

La-primavera-la-sangre-alteraEstamos de suerte, este año tenemos por delante convocatorias electorales de todas clases, para aburrir.  Que bonito es ver a los políticos engalanarse con propuestas, la mayoría de ellas solo con envoltorio y notar su cercanía. Que grandes momentos nos esperan.

Con la modernidad y con esto que llaman crisis, que mas bien parece era o época, por la fuerza con la que se ha asentado en nuestras vidas y en nuestra sociedad, las siglas de los partidos se han multiplicado y han surgido nuevas definiciones para englobar lo que en realidad sigue siendo palabrería y vanas intenciones. Ahora tenemos las castas, las estirpes, los linajes, las raleas y los inútiles de siempre, a decir verdad, los de siempre y los de ahora.

Yo soy un ciudadano de a pie, a veces de moto y también de furgo, y no sé si por distracción, por la sordera del oído derecho o por perderme la mayoría de los telediarios, el caso es que no veo nada a mi nivel, ya digo, posiblemente sea causa de mí inopia.

Todo se baraja y juega en el cielo, entendiendo por cielo nubes, todo lo que se propone esta por encima del ciudadano y de las necesidades sociales.  Insisto, yo soy un ciudadano “raro” me levanto a las 7 para trabajar y estoy todo el día intentando ganarme las habichuelas, no soy funcionario, no trabajo en monopolios, ni en telefonía, ni en una de esas petroleras, solo dependo de mi trabajo y la habilidad para hacerlo rentable, tengo de socio al Montoro y a la señora Bañez, dígase que solo vienen a verme a final de mes y solo para arreglar cuentas, normalmente dividen y restan.  Siendo tan raro, posiblemente no tenga derecho a tantas prebendas como los seres normales.  Pero volviendo a la política de las nubes, los programas electorales, deberían de llamarse “Babia electoral”, concepto más certero para todas las propuestas y mentiras de las diferentes campañas, cuatro años de política nos la empaquetan y venden en 20 días, después de los 20 días el político y la política desaparece y nos encontramos con otras cosas, las terrenales, las cosas que los políticos no entienden y no ven, porque se alejan del ciudadano y de su compromiso con la sociedad.

No se trata de inventar el mundo y de regularlo todo, se trata de hacer que funciones este con mas libertad, se trata de que los consejeros de los bancos y cajas, he dicho bancos a propósito (sector estratégico y salvable), velen por el negocio y por los clientes, el negocio se hace sin necesidad de inventar comisiones y productos nocivos.  Se trata de abrir el circulo de los desahucios y poner al descubierto a tanto sinvergüenza, ¿que partido lo lleva en su programa? estoy tan despistado con la sordera.  Creo que son las pequeñas y medianas cosas las que hay que arreglar, las cosas de los ministerios que no se hablan en el parlamento, que no salen en los periódicos, las que nos joden la vida a cada paso que damos, y nos saquean el bolsillo.  El otro día me decía un taxista que para renovar la licencia, necesitaba estar “a bien” con la seguridad social y hacienda, mis socios, sino no hay tu tía.  ¿y si no te dejan trabajar como puedes estar a bien con ellos?  No sé.  Si un ciudadano “normal” de los que trabajan en empresas de verdad se equivoca en la renta. ¿Lo despiden?.

Infinidad de ejemplos que aburrirían esta modesta opinión, y que no es el caso mencionar, hacen que la sociedad se enoje, hacen que nuestra marcha cojee.  Y todas las familias políticas se olvidan de ello. Ho hacen falta grandes reformas, hace falta abrir archivadores y romper hojas inútiles, hace falta que los partidos actúen de sociedad civil, hace falta que todos los procedimientos se sometan a derecho, y no a un articulo concreto de cualquier ley, lo grave es que muchos no superan la norma constitucional.  Hay que bajar a la tierra dejar babia y trabajar.

Quería hablar de lo bonita que es la primavera pero esta claro que la sangre altera.

abr
28th

Aburrimiento

aburrimientoLLevo meses de aburrimiento, cansado y aburrido, escuchando demasiadas tonterías y viendo actuaciones lamentables, parece que no hay solución a tanto tedio, la estupidez y la parálisis esta en todas las instituciones y en gran parte de la sociedad, la causa no debe de ser achacable al tiempo o al estrés, ni tampoco a las porquerías que ingerimos.  Más bien la causa esta en las personas, como decía el otro redundantemente en las “personas humanas”, y mas precisamente en la agrupación de ellas, en los clanes, castas, lobbies y otras formas de agrupación en torno al poder.

Hace años, al comienzo de los noventa, durante mi paso por alguna escuela de negocios y empresas de selección, ya me di cuenta del desastre que se avecinaba, la cuestión era sencilla, bastaba observar los criaderos de clases dirigentes y ejecutivos y las trazas con las que se disponían a gobernar empresas, bancos e instituciones.  Era suficiente un titulo en ingles, aplicar los manuales y los ratios sacados del Lotus, la hoja de calculo del momento y aplicarlos, buenas corbatas, buen coche, la Montblanc en el bolsillo y pocas luces.

Y hasta aquí hemos llegado, ha faltado la humanidad en los negocios y el compromiso con la sociedad en la política y ha bastado en ambos casos cambiar las reglas de juego, como si de inventar el mundo se tratase, como si nada de lo viejo funcionase y hacerlo todo por nuestro bien y por sus bolsillos.  Sencillo.

Esta forma de actuar se ha expandido e incrustado en todos los huecos donde era posible gracias al funcionamiento de llamada de las asociaciones de antiguos alumnos, una vez colocada la primera lanza, el siguiente paso y el posterior son fáciles de adivinar. La contaminación y sus consecuencias a la vista están.

Hemos estado y por desgracia estamos en manos de personajes sin “luces” no basta con dinero y grandes fortunas, si la vida no te ha dejado alguna arruga, si no puedes lucir ninguna cicatriz en tu curriculum, si no dispones de un mínimo de sabiduría de la vida,  difícilmente se puede estar en condiciones de comprometerse de forma veraz en los asuntos de gestión, públicos o privados.

Solo hay una senda para salir del aburrimiento, el sentido común y la sabiduría por encima de la masterización.

nov
4th

La culpa de todos

CULPAHoy leyendo un interesante articulo en una revista dominical, he encontrado cuatro palabras que definen perfectamente el estado de animo de una colectividad o nación: indignación, frustración, resignación e indiferencia.  Y han de suceder por ese estricto orden, y se encuentran solapados.  Hay quien tiene capacidad de indignarse, hay quien se frustra directamente, el que se indigna acaba frustrándose, ambos acaba resignándose y acaban en la situación de letargo que es la indiferencia.

Esto le sucediendo a España y a media Europa, estas cuatro palabras están siendo las protagonistas, están formando un mezcla explosiva, para detectar la magnitud de su significado, solo hay que reflexionar un poco y pensar en un país indignado, harto de tanto expolio y violación de su bolsillo y de sus derechos por una democracia que se esta tornando una “dictadura democrática”, piénsese en un país frustrado sin capacidad de voz, sin que nadie haga caso al ciudadano la “prepotencia democrática” que lo arrasa todo empleando consignas del tipo  lo hacemos “por su bien”.

Que triste pensar en un país resignado, resignarse significa comenzar a dejar de luchar, perder las ilusiones y aprender a ser más egoísta, si ello es posible, resignarse es el paso previo a dejar de ser y dejarse llevar, es el espaldarazo a la partitocracia y las castas ¿lo mejor para un país?.  Pero quizás lo peor, como resultado de todo lo anterior es la indiferencia, los peor para la sociedad y para el país, pero de lo mejorcito para quien gobierna mal y no quiere injerencias.  Indiferencia: que caigan chuzos de punta, que yo, mando de tv y sofá y una birrita para acompañar,  y cuando me toque a mi, ya me espabilare.  Si puedo.

oct
27th

La flojera política

bostezosEl otro día un pescador comentaba que sucedían cosas extrañas, encontrar gambas fuera de temporada donde debía encontrarse sardinas, también sucede con el clima y como si formara parte de un todo universal, el contagio de lo “raro” se ha instalado en la especie humana, y con saña en las clases dirigentes y poderosas.  La enfermedad de lo extraño nos ha contagiado y ha mutado en estupidez y falta de criterio, es el mal del lelo, en palabras de la calle del “gilipollas”.  Es sumamente difícil mantenerse al margen de esta epidemia, es un doble esfuerzo, la de evitar el contagio y la de aguantar a los cada vez más numerosos contagiados.

¿ En que fase del contagio o de inmunidad estamos cada uno de nosotros?  Difícil determinar, porque el primer síntoma es la negación de la gilipollez, el gilipollas no sabe que los es.  Es condición necesaria.

Sea como sea y para que no sirva de guía, pongamos un ejemplo, usted (mejor que yo) se queda sin trabajo y como consecuencia le aqueja aquello de “al perro flaco todo son pulgas”, pues bien ante ese panorama, dos opciones nada fáciles, una por desgracia muy común: depresión y lamentos y otra, rebeldía y trabajo, cosa muy complicada cuando se vive en precario y acosado por la miseria. Usted no esta contaminado, pero es culpable de su propia desgracia, ello según la doctrina al uso y la decencia política revisada y vigente.  Una situación que forma parte de lo “raro”.

Otro ejemplo, Maragall en su efímera etapa de “President”  socialista, dio inicio a la aventura más “rara” de los últimos tiempos para Catalunya, a continuación, la mediocridad y flojera insoportable del señor Montilla la ha continuado y superado dándole tintes suicidas y mas “raros” aún, y eso gusto tanto, o es tal la ignorancia del votante que le dieron las riendas a los verdaderos nacionalistas para continuar y culminar si ello era posible, por lo visto lo es,  la “rara aventura”.  Aquí existe contaminación en estado puro, pero al ser la tendencia de moda y bien vista, incluso políticamente correcta, lo raro pasa a ser normal.  Sin ser lo correcto.

La aceptación por una mayoría de un régimen o de unas premisas, más aún, un comportamiento determinado por mucho que sea asimilado y tutelado, no implica que sea correcto, el régimen nazi que fue aceptado, idolatrado, protegido e impuesto, no fue correcto, y fue evidenciado por sus acciones, sus motivaciones y la verdad de sus atrocidades.  El nacionalismo inventado es “raro”, pero supone un buen refugio cuando tenemos un vacío de ideas y de soluciones a nuestro acontecer social. A Cataluña le sobran zánganos políticos, burócratas ilustrados, chorizos institucionales y grasa en muchas de sus instituciones y le falta la libertad o libertades suficientes, quizás también el dinero, para poder acometer con coraje la salida de esta brutal crisis.  La Autonomía en vez de crear un sistema diferenciado y ágil ha generado una bestia con un corsé que impide cualquier movimiento fuera del identitario. Pero ya veremos.  Por supuesto aquí existe contagio.  En estos tiempos no hay ninguna institución incluida la municipal, cercana al ciudadano, conocedora de sus problemas y comprometida a resolverlos.  La única cuestión importante y a la que se dedican todos los esfuerzos es a dotar de movimiento a la descomunal e inútil maquina  de la burocracia que poco a poco nos engulle y de la que sus cuidadores se sienten orgullosos.  Me gustaría ver a algún alcalde, tan cercanos, según ellos, comprometido con los problemas de sus ciudadanos, por ejemplo con los desahucios, con las preferentes o simplemente llamando la atención a sus partidos, en vez de convertirse en señores de su feudo.

sep
5th

El exceso de estupidez

estupidez_Hace unos días un cretino me llamo con la excusa de una encuesta estúpida y bastante necia, eran una serie de preguntas absurdas sobre el servicio de grúa municipal de Barcelona, así denominaba mi llamante al acoso y atraco permanente de la grúa municipal de Barcelona, “servicio”, edulcorando el nombre pretendía venderme un solemne abuso y un negocio realmente turbio.  Me preguntaba mi opinión sobre la limpieza de las instalaciones, o sobre la iluminación, ¿?, sinceramente me sorprendió, no podía dar crédito a tanta estupidez, me enojo esta forma tan burda de gastar dinero del contribuyente, pensaba que era una broma, mi interlocutor me dejo claro que no, iba en serio, increíble.  No daba crédito. Mi única reacción, quizás un poco primitiva, pero totalmente sincera fue mandarlo literalmente A LA MIERDA, Y COLGAR.  Que ironía, llevarse el coche la grúa, pagar una multa, desplazarse a recoger el coche y encima reírles las estupideces.

Repito “a_usted_a_la_mierda”.

No es el único caso de estupidez vivido recientemente, sorprende, no se si es una cuestión de rebeldía, sentido critico o como algunos lo denominan “estar quemado”, o simplemente realizar el ejercicio de alejarse un paso y mirarlo todo con un sentimiento de duda, sorprenderse todavía, si es posible, con las cosas que suponemos cotidianas y normales, y que muchas veces son anormales y aberrantes. La clave es no dejarse sumir en el sopor de comodidad y el hastió, es entonces cuando la realidad emerge en todo su esplendor y con ella la estupidez y sus máximos garantes: los estúpidos y los bobos.

No pretendo ser agorero, no quiero echar lecha al fuego de este país, tan dispuesto a la bravuconería y al suicidio colectivo, pero quien de nosos dejaría en manos de un necio o un grupo de necios sus intereses y negocios, su hacienda, ¿usted? ¿tu?  Pues eso, lo peor es que se junta el hambre con las ganas de comer.

Vivimos una época saturada de estupidez y sazonada de necedad, estupidez y necedad emanada de un exceso de estúpidos y demasiados necios. Yo Insisto: “Lo que natura non da Salamanca non presta”.

feb
21st

Lo pequeño sigue siendo hermoso

Archivado bajo Aires, Realidad | Deja un Comentario

sonrisaMe paro un momento, giro la cabeza, miro de frente y veo parte de mi niñez, veo cosas pequeñas ocupando todo el espacio de un tiempo feliz, cosas insignificantes de escaso valor, no se percibía la necesidad de más, realmente hace falta muy poco para llenar una vida, la felicidad tiene los brazos muy cortos y es incapaz de abarcar y sostener todo lo que el mundo ofrece.  Es inútil sostener lo superfluo y suntuoso, ese esfuerzo por tener y retener absolutamente todo, de avivar y saciar permanentemente el deseo, por acumular, nos agota, y nos vuelve rancios, nos confunde y aturde el sentido de la verdad, de la vida bien vivida.  Cuando las horas y los días son una permanente carrera para no llegar a ningún sitio, cuando los espacios se reducen a las cuatro paredes del trabajo y a las del salón donde ubicamos el sofá, cuando las líneas son totalmente rectas, se hace necesario mirar a otro lado y buscar espacios nuevos, imaginar o inventar oasis de libertad donde saborear el tiempo, oír el silencio, oler el aire, dejarse acariciar por el sol y dejar caer todo lo que nos sobra, vivir por un momento con la ligereza de nuestro cuerpo y nuestro pensamiento.  Un pequeño momento, lo justo, antes de volver a ocupar nuestro sitio en la caravana de vuelta a la vida.

ene
28th

¿ Para cuando el empleo ?

desempleo2Nada ha cambiado, por ahora, los mismos nubarrones, la misma incertidumbre y una clase política dedicada a mirarse al ombligo y entre ellos y el poder económico, a ver quien es el mas listo de la clase, enfadándose cuando le quitan nota las agencias que no quisieron ver las nubes, centrando su atención en infinidad de reuniones donde las decisiones brillan por su ausencia.  En plena crisis el BC se empeño en subir los tipos de interés y ahora emborracha a los bancos con barra libre, los gobiernos, todos, desde los nacionales hasta los municipales, de tener los bolsillos rotos han pasado a mantenerse solo los sueldos y sus prebendas.  Demasiada indecisión, demasiada irresponsabilidad, demasiada tibieza, y mientras tanto la sociedad civil adormecida y esperando un milagro.

La gran decisión no esta en subir impuestos, al menos de la forma trivial con que se ha hecho, se pueden subir impuestos, pero la contrapartida ha de ser generar empleo, subir impuestos para dinamizar la economía y no para solo cubrir el déficit.

La subida de impuestos ha de ir seguida de una bajada importante de las cotizaciones “obligatorias a la Seguridad Social” por parte de las empresas, las cotizaciones sociales, tal como están planteadas son un gravísimo error, sin olvidar las rigideces del mercado laboral.  No podemos gravar al trabajo con semejante lastre, las cotizaciones han de ser una parte, pero no la mas importante de los costes laborales, además no productivos, y tampoco han de ser igual para todas las empresas, del mismo modo que la capacidad de penetración de mercado o de generación de ingresos no son las mismas.  Una opción a considerar, seria aportar una parte mínima obligatoria para sostener el sistema sanitario por parte de la empresa y una opcional voluntaria para el sistema de pensiones por parte del trabajador.  En cuanto a los contratos de trabajo, han de adaptarse a cada sector y a cada empresa dentro del sector.  La flexibilidad y los acuerdos entre partes han de primar, y no para perder derechos, ni bajar sueldos, todo lo contrario para entre todos mantener las empresas y los puestos de trabajo.  No hay otra manera.  Todo lo demás es pura fantasía y palabrería hueca de políticos embutidos en el corsé de su narcisismo.

¿para cuando el empleo?

ene
9th

Perdidos y sorprendidos

cadenas-en-las-manosCuando el diablo se aburre con el rabo caza moscas, cuando los gobiernos no saben donde están, gobiernan prohibiendo, subiendo impuestos y con ocurrencias totalmente fuera de contexto.

La deuda publica es un problema pero no es EL PROBLEMA, al menos del país, entre ellos, los colegas banqueros y ministros, se empeñan en evidenciarse y colocar como mayor problema el déficit (el despilfarro), y como “solución” miran al ciudadano y deducen la posibilidad de empobrecerlo un poco mas, con las geniales subidas de impuestos, luminosos cerebros, siempre olvidan la máxima de rebajar impuestos para aumentar ingresos, pero entre exquisitos no esta bien visto rebajar.  El déficit (el despilfarro) es un problema de largo recorrido solucionable con el resto de la economía, y el mayor recorte esta en los presupuestos y en el control de gasto, basta mirar cualquier capitulo para entrever la cantidad de grietas por donde se escapan los esfuerzos de este país.

De todas las medidas dictadas por los ministros, aun no tengo conocimiento de ninguna que afloje el corsé de empresarios y emprendedores, siguen dándole vueltas al garbanzo de la reforma laboral, sin tragarlo ni escupirlo, han colocado en la picota a los salarios, la precariedad y los puentes.  Bueno, es una forma como otra de perder el tiempo y justificar la incompetencia.  La reforma laboral seria conveniente enfocarla dentro de medidas globales para abaratar costes no productivos a las empresas y, adaptar el tipo de contratación a la situación del mercado.  Darle un nuevo concepto al desempleo, el desempleado no ha de ser una persona rechazada del mercado laboral, debe permanecer en la empresa en estado latente, al ralentí, en periodo de formación, preparando el arranque de nuevas faenas, por supuesto este giro en el concepto supone un giro en la mentalidad, supone confiar en el ciudadano y en el empresario.  Filosofía que resulta casi imposible en un país donde el mismo Estado esta imbuido en la cultura del lazarillo, del pillo, la mayoría de nuestra legislación tiene ese enfoque.  Y yo digo así nos va.  Muchos de nuestros esfuerzos se esfuman en buscar formas de escapar, caminos para dar la vuelta, y mientras tanto no hacemos otra cosa.

Suponer que este gobierno tiene la solución, es suponer que tienen la capacidad de escuchar, es suponer que viven la realidad, y eso, me temo, es suponer mucho.  Si entreveo, el manual al uso, la ortodoxia académica y la falta de imaginación, la falta de medidas basadas en la experiencia vital y por ultimo dan la espalda a una realidad que ya empieza a ser asfixiante.

No basta el deseo ni las buenas palabras para solucionar los problemas, es necesario ponerse a trabajar, escuchar y realizar el planteamiento acertado. Resulta difícil empezar a solucionar subiendo impuestos.