abr
11th

El agua hay que pagarla

Factura del agua Las cosas no cambian, como siempre, cuando hay un problema lo primero es mirar a otro lado y casi siempre es donde están los ciudadanos y consumidores, “LOS CULPABLES”, ahora con la GUERRA INSOLIDARIA DEL AGUA, sucede lo mismo, ya surgen las voces de que el agua hay que pagarla. ¿Aun más? ¿Habrá que hipotecarse hasta las cejas como ha sucedido con la vivienda?

¿Tenemos la culpa los consumidores? En la imagen hay una muestra obvia de que el agua se paga y cara, incluso sin consumirla.

Algún día tendremos que ser serios en el planteamiento de los problemas y acometer sus soluciones con valentia, el agua se paga y se paga cara, por supuesto que como sucede con otros bienes básicos, el valor de uso es infinitamente superior a su precio, todo lo contrario que sucede con un diamante cuyo precio es infinitamente superior a su valor de uso.

Recuerdo en los años de niñez, en el pueblo, donde no existían canalizaciones de agua corriente (de boca) como se organizaban nuestros padres, tenían dos clases de agua, la que contenía el cántaro apta para beber, y la que se sacaba del pozo (mas dura) y de la lluvia apta para lavar la ropa y otros usos sanitarios, un cántaro en los años 60 costaba una peseta, que se pagaba al aguador, un señor que con una cuba sacaba agua de un pozo de agua potable o menos dura y la vendía casa por casa, supongo que ahora este señor será accionista de Agbar.

Subir el agua de precio no es solución al problema de su escasez, nunca lo es para un bien VITAL Y BASICO, el precio es una barrera antisocial y errónea, ya que su consumo estaría dirigido a las personas con mayor poder adquisitivo, los hijos de los menos afortunados (de fortuna) tendrían menos necesidades de lavarse que los más ricos, el rico se lavaría en piscina y el pobre en palancana.

Por tanto sobran comentarios con soluciones de precio, dadas desde un cómodo sillón en una tertulia o desde la seguridad de saberse en un buen punto de partida para superar los finales de mes.

abr
1st

La guerra del agua ya ha comenzado

16743 Ya se empieza a vislumbrar la escasez de agua como problema crónico de este siglo, y no será por que las señales no han sido claras y constantes durante años, pero como tantos otros quebraderos de cabeza de las sociedades modernas nos obstinamos en mirar para otro sitio, en primer lugar quienes tienen medios, personal, técnicos y presupuesto para detectarlo: la retahíla de administraciones con sus despachos, sus sillones y los políticos que los ocupan, y por supuesto nosotros ciudadanos de a pie a los que todo nos va bien, mientras nadie irrumpa en nuestro sofá para quitarnos el mando.

Y estamos a vuelta con Barcelona, ciudad se supone puntera en el ranking mundial de ciudades importantes, pero con graves problemas estructurales, apagones tercer mundistas, socavones de metro, socavones de ave y ahora si nadie lo remedia con una importante crisis del agua que todos intentan minimizar y pronunciar con la boca chica, pero cuyas medidas represivas ya están en marcha en el área metropolitana, como siempre hacia el ciudadano-consumidor más humilde y posiblemente más concienciado. Mientras los periódicos no dejan de mostrar fotos denuncia donde se pone de manifiesto el poco cuidado en el riego de parques, fugas en canalizaciones, bombeo de aguas freaticas a las canalizaciones se saneamiento y locuras de este corte.

Entramos en abril, y como dice el refrán “aguas mil”, toquemos madera para que no sea de golpe sino de diez en diez, que tengamos tiempo de llenar los cubos y barreños, por si los barcos de Almería no llegan, el agua francesa tampoco, el trasvase del Segre que si que no…y los milagros…los milagros no existen.

oct
9th

Vasos comunicantes

vasos.jpgLa sociedad actual gracias al avance tecnológico y a la globalización ha hecho suya la propiedad de los vasos comunicantes lo que hace de cualquier acontecimiento, ventaja social o avance tecnológico se conozca y propague en todos los estratos sociales de forma inmediata, el mercado y la globalización se encarga de que todos podamos obtener e igualarnos, a pesar de las fuerzas en sentido contrario que surgen en defensa de privilegios y estatus fuertemente establecidos y esto se produce en ámbitos territoriales y sociales concretos y extensos.

El vehículo como elemento de transporte, de una forma u otra, esta al alcance de todos, lo que diferencia el estatus individual es cuanto te has gastado por disfrutar de la misma utilidad, pero luego hay elementos que vuelven a igualar, como son los atascos en las ciudades, que lo sufren todos los vehiculos sin consideración de status ya que no disponen de un carril individual, otra factor que iguala son las normas comunes.

A nivel transnacional lo mismo sucede con el fenómeno de la inmigración, es un fenómeno con una solución difícil, los vasos comunicantes hacen su trabajo, y cuando surge una necesidad siempre hay “emprendedores” que de ello hacen su negocio ya sea legal o ilegal, y mientras los políticos se dedican a hacer política el fenómeno se agudiza y las soluciones se retrasan.

Actuar en el origen es quizás la solución más efectiva y real, potenciar el desarrollo de estos países tanto económico como formativo generaría la suficiente riqueza para no necesitar abandonar el país, siempre y cuando las rigideces geográficas lo permiten.

Pero el desarrollo de los países no capitalistas tiene una consecuencia también real y que afecta a la escasez de los recursos naturales.

El desarrollo en el sentido capitalista del termino significa pura y duramente consumo y consumo, el consumo es el motor del capitalismo, por tanto cuando un país como china se sube al carro del capitalismo y sus calles se inundan de coches y sus campos se urbanizan, aumenta la demanda de petróleo, la del cobre…etc. y los mercados de materias primas son escasos y son lo que son y acusan inmediatamente el tirón, las consecuencias son subidas considerables que al final repercuten en los bolsillos y en las economías más maduras, produciendo un efecto boomerang en cuanto a los beneficios y los efectos perniciosos, esto sin añadir el efecto global del calentamiento del planeta.
El desarrollo de las economías ha de ser equilibrado de forma racional, de otro modo la propiedad de los vasos comunicantes se impondrá de forma dramática.