mar
13th

Que bonita es la primavera

Archivado bajo Actualidad | Deja un Comentario

La-primavera-la-sangre-alteraEstamos de suerte, este año tenemos por delante convocatorias electorales de todas clases, para aburrir.  Que bonito es ver a los políticos engalanarse con propuestas, la mayoría de ellas solo con envoltorio y notar su cercanía. Que grandes momentos nos esperan.

Con la modernidad y con esto que llaman crisis, que mas bien parece era o época, por la fuerza con la que se ha asentado en nuestras vidas y en nuestra sociedad, las siglas de los partidos se han multiplicado y han surgido nuevas definiciones para englobar lo que en realidad sigue siendo palabrería y vanas intenciones. Ahora tenemos las castas, las estirpes, los linajes, las raleas y los inútiles de siempre, a decir verdad, los de siempre y los de ahora.

Yo soy un ciudadano de a pie, a veces de moto y también de furgo, y no sé si por distracción, por la sordera del oído derecho o por perderme la mayoría de los telediarios, el caso es que no veo nada a mi nivel, ya digo, posiblemente sea causa de mí inopia.

Todo se baraja y juega en el cielo, entendiendo por cielo nubes, todo lo que se propone esta por encima del ciudadano y de las necesidades sociales.  Insisto, yo soy un ciudadano “raro” me levanto a las 7 para trabajar y estoy todo el día intentando ganarme las habichuelas, no soy funcionario, no trabajo en monopolios, ni en telefonía, ni en una de esas petroleras, solo dependo de mi trabajo y la habilidad para hacerlo rentable, tengo de socio al Montoro y a la señora Bañez, dígase que solo vienen a verme a final de mes y solo para arreglar cuentas, normalmente dividen y restan.  Siendo tan raro, posiblemente no tenga derecho a tantas prebendas como los seres normales.  Pero volviendo a la política de las nubes, los programas electorales, deberían de llamarse “Babia electoral”, concepto más certero para todas las propuestas y mentiras de las diferentes campañas, cuatro años de política nos la empaquetan y venden en 20 días, después de los 20 días el político y la política desaparece y nos encontramos con otras cosas, las terrenales, las cosas que los políticos no entienden y no ven, porque se alejan del ciudadano y de su compromiso con la sociedad.

No se trata de inventar el mundo y de regularlo todo, se trata de hacer que funciones este con mas libertad, se trata de que los consejeros de los bancos y cajas, he dicho bancos a propósito (sector estratégico y salvable), velen por el negocio y por los clientes, el negocio se hace sin necesidad de inventar comisiones y productos nocivos.  Se trata de abrir el circulo de los desahucios y poner al descubierto a tanto sinvergüenza, ¿que partido lo lleva en su programa? estoy tan despistado con la sordera.  Creo que son las pequeñas y medianas cosas las que hay que arreglar, las cosas de los ministerios que no se hablan en el parlamento, que no salen en los periódicos, las que nos joden la vida a cada paso que damos, y nos saquean el bolsillo.  El otro día me decía un taxista que para renovar la licencia, necesitaba estar “a bien” con la seguridad social y hacienda, mis socios, sino no hay tu tía.  ¿y si no te dejan trabajar como puedes estar a bien con ellos?  No sé.  Si un ciudadano “normal” de los que trabajan en empresas de verdad se equivoca en la renta. ¿Lo despiden?.

Infinidad de ejemplos que aburrirían esta modesta opinión, y que no es el caso mencionar, hacen que la sociedad se enoje, hacen que nuestra marcha cojee.  Y todas las familias políticas se olvidan de ello. Ho hacen falta grandes reformas, hace falta abrir archivadores y romper hojas inútiles, hace falta que los partidos actúen de sociedad civil, hace falta que todos los procedimientos se sometan a derecho, y no a un articulo concreto de cualquier ley, lo grave es que muchos no superan la norma constitucional.  Hay que bajar a la tierra dejar babia y trabajar.

Quería hablar de lo bonita que es la primavera pero esta claro que la sangre altera.

mar
2nd

La niñez de nuestros padres

Archivado bajo Sueños | Deja un Comentario

FACHAD~1Mi educación como tantas otras educaciones tuvo como paisaje la España de la escasez, una España real, pobre y muy cercana a la miseria, lo importante estaba en la lucha diaria por llenar la alacena. En realidad la cosa era sencilla, se basaba en el coraje y el trabajo diario, el refinamiento de la estupidez y la pijotería que hoy nos invade era desconocida, la vida se trabajaba y se disfrutaba, los valores humanos básicos, estaban, se manifestaban y, en algunas ocasiones explosionaban, pero la vida en general era mas humana, más dura pero humana, más vida.

Mi padre era un hombre silencioso y trabajador, pensativo en sus momentos de soledad, buscador de su paz interior, era una victima activa de la guerra civil, de la cárcel, de los horrores de la persecución, buena persona de risa fácil, amigo y buen padre.  Todo su interior lo manifestaba con sus manos, capaces de cualquier arte, llenas de expresión, audaces y creadoras, sorprendentemente hábil.  Un hombre de paz y tranquilo. Al contrario mi madre ha sido una guerrera nata, toda su vida ha sido trabajo y concordia, cualquier inconveniente, cualquier malentendido, incluso los abusos los ha resuelto ofreciendo trabajo y sacrificio, mordiéndose la lengua.  El trabajo ha sido su mejor arma y su mejor enseñanza, también disponía de esa sabiduría innata que tiene la vida por universidad, esa capacidad de sintetizar la realidad y tomar decisiones, quizás le ha sobrado disciplina y metodología espartana. Obsesión por salir de la miseria.

Ahora todo eso forma parte del pasado, de sus biografías, han celebrado muchos años y ahora, la vitalidad, se ha convertido en decrepitud, la agilidad en pesadez y la senitud se ha apoderado de toda su vida, amansándolos, preparando su vuelta al principio, poco a poco cerrando el circulo de la vida.  Existen muchos caminos para llegar a la vejez, muy diferentes, en el caso de mis progenitores, un camino quedo cortado demasiado pronto y el otro se hace largo y tortuoso.  Sin embargo, en este camino largo y tortuoso, que podía ser insoportable, la naturaleza en su sabiduría y a veces bondad, ha sabido dotar, a aquello que debería ser sufrimiento con cierta incordura, convirtiéndolo en ironía y risas, algo que llaman demencia senil, y que en sus diferentes grados permite, que esa parte del camino, se edulcore para ellos.  Es la niñez de nuestros padres.

mar
2nd

Yo tengo dudas

viejo-móvilFinal del día. Quisiera pensar que todo el ajetreo y el haber consumido dos baterías de teléfono, de las que duran una semana, haya servido de algo. En mi fuero interno, tengo dudas.

Y el concepto servir de algo, esta por encima del trabajo  se supone que bien hecho, de padecer un capazo de iteraciones de todo tipo, flujos de información de lo más variado, de contemplar los eventos consuetudinarios que acontecían por la rúa bebiendo un Vichy, y algún acontecimiento más de los considerados rutinarios.
Tengo dudas, me hubiese gustado mas un paseo por el campo, haber “robado” un tomate en la huerta, un gran trago de agua fresca del chorro de alguna alberca, el Sol, el aire, espacios abiertos, o simplemente sentir la vida. El ajetreo actual, los trabajos acelerados, las jornadas maratonianas, acortan los días de forma escandalosa, desvergonzada quizás. Me gustaría un poco de aburrimiento, un poco de ensimismamiento.
Tengo dudas.