dic
2nd

Tanta tranquilidad inquieta. Las medidas no dan la medida.

fuenteovejuna Hoy he comido con un empresario tocado, le llamaban señor hasta que dejo de pagar algunas facturas y dejo de pagar las facturas porque es un eslabón de una cadena de un motor que ha dejado de funcionar, un motor que ahora esta abandonado.

El ministro de economía, los informes de los bancos y de entidades de solvente prestigio palaciego, dicen lo que es evidente o simplemente lo que no es, no dicen nada y hacen menos.  Aquí el que esta minimamente acomodado no se quiere enterar de cual es la situación.

Este empresario, el pillado, tiene trabajo pero también ha sido tocado por la falta de pago de alguna promotora, en estos momentos tiene un agujero por falta de pago de un cliente importante que no le queda más remedio que trasladar a sus proveedores, esto que puede sonar muy técnico resulta dramático pues encierra un drama mayor, como el impago de las nóminas, la maza implacable de la Seguridad social y Hacienda que recuerdan a los métodos del medievo que originaron los hechos de Fuenteovejuna.  En estos momentos sobra demasiada palabrería, y las previsiones no son fiables ya que las realizan los mismos que no supieron ver la situación actual, esa es la causa principal de que las medidas no sean efectivas, ellos lo achacan a que los resultados se verán más adelante en el primer semestre del 2009.  CUANDO TODOS ESTEMOS MUERTOS.  ¿Que pasa mientras tanto?

Como comentaba el empresario esta pillado por una situación difícil de sus clientes, no obstante, en el cajón dispone de pagares suficientes para solucionar su problema, pero los bancos desde hace tiempo han clasificado toda clase de papel como tóxicos y se niegan a descontar.  Mientras el gobierno se ha apresurado a salvar a la banca haciéndose cargo de sus activos tóxicos no ha hecho lo mismo con las empresas, las que sostienen el empleo y la economía.  ¿Porqué de la misma manera el ICO no avala este tipo de papel y le da liquidez de forma directa a la pequeña empresa?