abr
28th

Aburrimiento

aburrimientoLLevo meses de aburrimiento, cansado y aburrido, escuchando demasiadas tonterías y viendo actuaciones lamentables, parece que no hay solución a tanto tedio, la estupidez y la parálisis esta en todas las instituciones y en gran parte de la sociedad, la causa no debe de ser achacable al tiempo o al estrés, ni tampoco a las porquerías que ingerimos.  Más bien la causa esta en las personas, como decía el otro redundantemente en las “personas humanas”, y mas precisamente en la agrupación de ellas, en los clanes, castas, lobbies y otras formas de agrupación en torno al poder.

Hace años, al comienzo de los noventa, durante mi paso por alguna escuela de negocios y empresas de selección, ya me di cuenta del desastre que se avecinaba, la cuestión era sencilla, bastaba observar los criaderos de clases dirigentes y ejecutivos y las trazas con las que se disponían a gobernar empresas, bancos e instituciones.  Era suficiente un titulo en ingles, aplicar los manuales y los ratios sacados del Lotus, la hoja de calculo del momento y aplicarlos, buenas corbatas, buen coche, la Montblanc en el bolsillo y pocas luces.

Y hasta aquí hemos llegado, ha faltado la humanidad en los negocios y el compromiso con la sociedad en la política y ha bastado en ambos casos cambiar las reglas de juego, como si de inventar el mundo se tratase, como si nada de lo viejo funcionase y hacerlo todo por nuestro bien y por sus bolsillos.  Sencillo.

Esta forma de actuar se ha expandido e incrustado en todos los huecos donde era posible gracias al funcionamiento de llamada de las asociaciones de antiguos alumnos, una vez colocada la primera lanza, el siguiente paso y el posterior son fáciles de adivinar. La contaminación y sus consecuencias a la vista están.

Hemos estado y por desgracia estamos en manos de personajes sin “luces” no basta con dinero y grandes fortunas, si la vida no te ha dejado alguna arruga, si no puedes lucir ninguna cicatriz en tu curriculum, si no dispones de un mínimo de sabiduría de la vida,  difícilmente se puede estar en condiciones de comprometerse de forma veraz en los asuntos de gestión, públicos o privados.

Solo hay una senda para salir del aburrimiento, el sentido común y la sabiduría por encima de la masterización.

nov
4th

La culpa de todos

CULPAHoy leyendo un interesante articulo en una revista dominical, he encontrado cuatro palabras que definen perfectamente el estado de animo de una colectividad o nación: indignación, frustración, resignación e indiferencia.  Y han de suceder por ese estricto orden, y se encuentran solapados.  Hay quien tiene capacidad de indignarse, hay quien se frustra directamente, el que se indigna acaba frustrándose, ambos acaba resignándose y acaban en la situación de letargo que es la indiferencia.

Esto le sucediendo a España y a media Europa, estas cuatro palabras están siendo las protagonistas, están formando un mezcla explosiva, para detectar la magnitud de su significado, solo hay que reflexionar un poco y pensar en un país indignado, harto de tanto expolio y violación de su bolsillo y de sus derechos por una democracia que se esta tornando una “dictadura democrática”, piénsese en un país frustrado sin capacidad de voz, sin que nadie haga caso al ciudadano la “prepotencia democrática” que lo arrasa todo empleando consignas del tipo  lo hacemos “por su bien”.

Que triste pensar en un país resignado, resignarse significa comenzar a dejar de luchar, perder las ilusiones y aprender a ser más egoísta, si ello es posible, resignarse es el paso previo a dejar de ser y dejarse llevar, es el espaldarazo a la partitocracia y las castas ¿lo mejor para un país?.  Pero quizás lo peor, como resultado de todo lo anterior es la indiferencia, los peor para la sociedad y para el país, pero de lo mejorcito para quien gobierna mal y no quiere injerencias.  Indiferencia: que caigan chuzos de punta, que yo, mando de tv y sofá y una birrita para acompañar,  y cuando me toque a mi, ya me espabilare.  Si puedo.

oct
27th

La flojera política

bostezosEl otro día un pescador comentaba que sucedían cosas extrañas, encontrar gambas fuera de temporada donde debía encontrarse sardinas, también sucede con el clima y como si formara parte de un todo universal, el contagio de lo “raro” se ha instalado en la especie humana, y con saña en las clases dirigentes y poderosas.  La enfermedad de lo extraño nos ha contagiado y ha mutado en estupidez y falta de criterio, es el mal del lelo, en palabras de la calle del “gilipollas”.  Es sumamente difícil mantenerse al margen de esta epidemia, es un doble esfuerzo, la de evitar el contagio y la de aguantar a los cada vez más numerosos contagiados.

¿ En que fase del contagio o de inmunidad estamos cada uno de nosotros?  Difícil determinar, porque el primer síntoma es la negación de la gilipollez, el gilipollas no sabe que los es.  Es condición necesaria.

Sea como sea y para que no sirva de guía, pongamos un ejemplo, usted (mejor que yo) se queda sin trabajo y como consecuencia le aqueja aquello de “al perro flaco todo son pulgas”, pues bien ante ese panorama, dos opciones nada fáciles, una por desgracia muy común: depresión y lamentos y otra, rebeldía y trabajo, cosa muy complicada cuando se vive en precario y acosado por la miseria. Usted no esta contaminado, pero es culpable de su propia desgracia, ello según la doctrina al uso y la decencia política revisada y vigente.  Una situación que forma parte de lo “raro”.

Otro ejemplo, Maragall en su efímera etapa de “President”  socialista, dio inicio a la aventura más “rara” de los últimos tiempos para Catalunya, a continuación, la mediocridad y flojera insoportable del señor Montilla la ha continuado y superado dándole tintes suicidas y mas “raros” aún, y eso gusto tanto, o es tal la ignorancia del votante que le dieron las riendas a los verdaderos nacionalistas para continuar y culminar si ello era posible, por lo visto lo es,  la “rara aventura”.  Aquí existe contaminación en estado puro, pero al ser la tendencia de moda y bien vista, incluso políticamente correcta, lo raro pasa a ser normal.  Sin ser lo correcto.

La aceptación por una mayoría de un régimen o de unas premisas, más aún, un comportamiento determinado por mucho que sea asimilado y tutelado, no implica que sea correcto, el régimen nazi que fue aceptado, idolatrado, protegido e impuesto, no fue correcto, y fue evidenciado por sus acciones, sus motivaciones y la verdad de sus atrocidades.  El nacionalismo inventado es “raro”, pero supone un buen refugio cuando tenemos un vacío de ideas y de soluciones a nuestro acontecer social. A Cataluña le sobran zánganos políticos, burócratas ilustrados, chorizos institucionales y grasa en muchas de sus instituciones y le falta la libertad o libertades suficientes, quizás también el dinero, para poder acometer con coraje la salida de esta brutal crisis.  La Autonomía en vez de crear un sistema diferenciado y ágil ha generado una bestia con un corsé que impide cualquier movimiento fuera del identitario. Pero ya veremos.  Por supuesto aquí existe contagio.  En estos tiempos no hay ninguna institución incluida la municipal, cercana al ciudadano, conocedora de sus problemas y comprometida a resolverlos.  La única cuestión importante y a la que se dedican todos los esfuerzos es a dotar de movimiento a la descomunal e inútil maquina  de la burocracia que poco a poco nos engulle y de la que sus cuidadores se sienten orgullosos.  Me gustaría ver a algún alcalde, tan cercanos, según ellos, comprometido con los problemas de sus ciudadanos, por ejemplo con los desahucios, con las preferentes o simplemente llamando la atención a sus partidos, en vez de convertirse en señores de su feudo.

feb
13th

El país de nunca jamás

desiertoEl día en que el señor Botín, con timidez precavida, tratando de evitar la bronca, culpo a lo políticos de la situación actual, por la noche, un programa de la TVE nos mostraba los efectos más devastadores de la actuación conjunta de políticos y banqueros contra la sociedad civil, la inocente y siempre señalada como culpable, la Tv nos enseñaba la dura realidad de los desahucios.  Al señor Botín no le faltaba razón, la culpa la tienen los políticos como últimos responsables de la paz social por su pasividad en llamar al orden a los banqueros y constructores de que un sector del mercado tan especial y necesario como el llamado ladrillo no puede ser el núcleo dela especulación y el saqueo hasta el ultimo duro de la sociedad civil necesitada de una vivienda.  Efectivamente son culpables con MAYUSCULAS, por dejadez y por incompetencia.

Llamativo es también el titular aparecido en algunos periódicos de las necesidades financieras del País Vasco, ya antes lo habían sido comunidades como Catalunya, Valencia, Castilla La Mancha…etc.  De aquellas lluvias estos lodos.  Todas con escándalos de desfalcos o uso del dinero de forma poco cautelosa, y algunas con cambio de signo político.  Seguramente si no hubiese sido por una de las dos causas y el cambio en el Gobierno Central, la situación hubiese sido, al final, peor que la de Grecia, emergiendo porquería por todas las alfombras y hasta de los paños de cocina.  Otra gesta de nuestra clase política.  Si les falta dinero a estas comunidades lo primero que tendría que hacer la Intervención del Estado es eso, intervenirlas y analizar el gasto, las inversiones y en su caso el despilfarro y pedir responsabilidades, no es de recibo que después de tanto daño no exista ningún tipo de responsabilidad para estos gestores.  La responsabilidad política la sancionan las urnas pero la responsabilidad civil y penal la sancionan los juzgados, ¿es así en democracia? ¿o no? Lo contrario nos iguala más a sistemas dictatoriales o de compadreo.

Otra cuestión importante que se descubre hoy es el liderazgo del PSOE, la solución a su ceguera y falta de resolución política y tardara en llegar, si les llega.  Este congreso, que se puede seguir a través de internet, tiene varias cosas interesantes, una los aplausos mecánicos y las palabras huecas de los discursos falsos, estructurados y armados con palabras con significado profundo pero que cuando te lo dan para leer pierden todo su significado. Pronunciados para el yo me lo guiso y yo me lo como.

Otro matiz interesante: parece que los candidatos acaban de llegar, castos y puros de todo pecado, dos candidatos que reflejan lo que es el partido y por proyección parte de la sociedad española.  Un candidato viejo, al estilo Fraga, toda su vida en la política, agarrado pese a quien pese y haga lo que haga, con tragaderas para todas las tendencias, lo que sea por el partido.  La Chacón, surgida de la mano de Montilla, con formación pero sin bagaje vital, al estilo Zapatero, nacionalista, independentista, antitaurina, andalucista, españolista, izquierdista, feminista, antibelicista, ministra de defensa, cualquier cosa le encaja, todo menos el compromiso fuerte y leal.  Dos vías que echaran a perder el partido durante muchos años, mucha gente estará frotándose las manos.  No han sido capaces de buscar una tercera vía, nueva, con ganas, y sobre todo con la credibilidad intacta.  Como debe de encontrarse una formación para que nadie (diferente) de entre todos sus militantes y lideres no de un paso adelante. La opción como sucede en el país, es más de lo mismo.  No quieres sopa, pues toma dos tazas.  Ellos verán.

También he visto estos días que andaban a la greña en la prensa con un debate banal, intentando dilucidar si Griñan sabia o no lo de los eres, banal y sin importancia, si lo sabia malo, y si no lo sabia peor, y en cualquiera de los casos de juzgado de guardia.

ene
28th

¿ Para cuando el empleo ?

desempleo2Nada ha cambiado, por ahora, los mismos nubarrones, la misma incertidumbre y una clase política dedicada a mirarse al ombligo y entre ellos y el poder económico, a ver quien es el mas listo de la clase, enfadándose cuando le quitan nota las agencias que no quisieron ver las nubes, centrando su atención en infinidad de reuniones donde las decisiones brillan por su ausencia.  En plena crisis el BC se empeño en subir los tipos de interés y ahora emborracha a los bancos con barra libre, los gobiernos, todos, desde los nacionales hasta los municipales, de tener los bolsillos rotos han pasado a mantenerse solo los sueldos y sus prebendas.  Demasiada indecisión, demasiada irresponsabilidad, demasiada tibieza, y mientras tanto la sociedad civil adormecida y esperando un milagro.

La gran decisión no esta en subir impuestos, al menos de la forma trivial con que se ha hecho, se pueden subir impuestos, pero la contrapartida ha de ser generar empleo, subir impuestos para dinamizar la economía y no para solo cubrir el déficit.

La subida de impuestos ha de ir seguida de una bajada importante de las cotizaciones “obligatorias a la Seguridad Social” por parte de las empresas, las cotizaciones sociales, tal como están planteadas son un gravísimo error, sin olvidar las rigideces del mercado laboral.  No podemos gravar al trabajo con semejante lastre, las cotizaciones han de ser una parte, pero no la mas importante de los costes laborales, además no productivos, y tampoco han de ser igual para todas las empresas, del mismo modo que la capacidad de penetración de mercado o de generación de ingresos no son las mismas.  Una opción a considerar, seria aportar una parte mínima obligatoria para sostener el sistema sanitario por parte de la empresa y una opcional voluntaria para el sistema de pensiones por parte del trabajador.  En cuanto a los contratos de trabajo, han de adaptarse a cada sector y a cada empresa dentro del sector.  La flexibilidad y los acuerdos entre partes han de primar, y no para perder derechos, ni bajar sueldos, todo lo contrario para entre todos mantener las empresas y los puestos de trabajo.  No hay otra manera.  Todo lo demás es pura fantasía y palabrería hueca de políticos embutidos en el corsé de su narcisismo.

¿para cuando el empleo?

dic
24th

Los problemas están en la tierra no en el cielo

detrasYa tenemos gobierno nuevo y conocemos a sus miembros, sus rostros y sus méritos o desméritos anteriores, yo tengo algunas reservas, quizás infundadas, pero ciertamente instintivas y últimamente es el instinto mi  mejor baza.

Rajoy como presidente lo encuentro contento, salido, se le escapa entre la barba una sonrisa picarona, lo encuentro muy ordenado y con ganas de hacer cosas, su método de trabajo puede funcionar dentro del orden, falta ver como reacciona dentro del caos, por lo demás tiene los objetivos claros pero tengo mis dudas en cuanto a conseguir el fondo.

A Soraya y al equipo mas cercano de Rajoy, le pasa lo mismo, son gente estudiada con cierto fondo intelectual y político y se le nota desbordados de contentos por su papel en la historia inmediata de España.  A ver que tal.

El resto del equipo, ahí están, se han olvidado de la paridad y de los records y han optado por los técnicos de grandes empresas, lo cual puede que este bien, yo personalmente hecho en falta un perfil mas político de los ministros, a favor esta su experiencia, pero están faltos todos de realidad social, y eso, en esta situación nos es bueno.  Quiero decir que si este gabinete fuera francés o alemán, seria fantástico, pero estamos en España y tengo una sensación extraña a la vez que profunda de que nuestros ministros rara vez en su vida han pisado el suelo, nuestro suelo, el primero antes de ningún peldaño, y eso no es bueno.

Los problemas están en la tierra y no en cielo, es necesario mantener el espíritu y los objetivos claros y comenzar con los problemas de la tierra para luego ir subiendo, la verdadera salida del atolladero en el que estamos inmersos esta en los niveles más bajos, cualquier derrotero o perdida de esfuerzos en las nubes no dejaran de ser pájaras mentales y elucubraciones para el negocio de la prensa.

A ver que pasa.

dic
17th

La telaraña que nos atrapa

telarañaLa vida en los pueblos ha estado siempre regida por normas de convivencia muy sabidas y casi siempre respetadas, todo el mundo entendía de lindes, donde terminaba lo nuestro y empezaba lo ajeno, el código civil para lo menos malo y el código penal para lo peor.  Normas de convivencia generales que han perdurado muchos años.

Actualmente (Y QUIZAS PAREZCA PESADO) tenemos exceso de prohibiciones y saturación de reglamentos que no sobrevivirían a un examen básico del Constitucional, y tampoco del sentido común, pero ahí están, criaturas inútiles a imagen y semejanza muchas veces de sus creadores, virus letales imbricados en los engranajes de la sociedad, causantes en la mayoría de ocasiones de graves perjuicios a los ciudadanos, sobre todo de los mas débiles.  La administración es consciente, ya se hablaba hace mucho de ello con la ley de servicios, pero en vez de cortar lo absurdo lo han ido alimentando.

Considerando la época y las reglas de la selva económica en la que nos movemos, cualquier intención de generar empleo en este país, tendrá dos barreras difíciles de superar, insisto en la época actual y en las que se avecinan, donde el oasis de borrachera y lujuria por el dinero para todos se acabo.  El dinero siempre ha tenido dueño, y el poder seguirá siendo su sirviente, el poder perdona al banquero y el banquero le perdona y le bendice las deudas y sus pecados. Fácil y sencillo sin necesidad de ingeniería financiera, ni formulas matemáticas difíciles de entender. Pero vayamos a las barreras para la creación de empleo.  Estas barreras no las impone el mercado, las impone la intervención de las instituciones publicas, el gran enemigo del empleo es el alto coste que supone crear empleo, crear empleo en este país es un castigo que esta penado con un enorme lastre económico para la empresa.  Y no se soluciona como pretende el amigo Rosel creando empleo a 400 euros de salario, menuda idea del presidente de la CEOE, similar a los pisos de 20  metros cuadrados para solucionar el problema de la carestía de la vivienda de la señora ministra.  Mal empezamos. Supongo que el señor Rosel es capaz de vivir con 400 euros al mes, o quizás se refiera a empleo para “personas” pero no “humanas”.

Las cosas mejor llamarlas por su nombre, dejar por un momento lo correctamente político, en primer lugar los salarios no tienen la culpa, no son el mayor coste de la empresa en la generación de empleo, lo que asusta son las cargas ajenas a la producción, las que gravan la competitividad, los costes de la seguridad social y los costes de deshacer un contrato, son conceptos que hay que revisar con valentía, costes que recaen sobre la empresa, como si la empresa fuese culpable de la situación del mercado.

El mayor coste del final de un contrato para el trabajador y para la economía, es no encontrar trabajo al día siguiente, es el paro.  Es el miedo a contratar por el empresario.  Otro tópico es machacar sobre los contratos temporales, llamados precarios, no entiendo como quieren que sean los contratos y el trabajo, son un puro reflejo de la realidad que nos rodea, no puede haber contratos modélicos “puros” en una situación totalmente errática, extraña y tremendamente incierta e insegura, llena de bandolerismo y de atracadores “bendecidos”,  quien asegura por otra parte a las empresas una continuidad en sus trabajos, en sus contratos, en sus cobros, la seguridad social ¿acaso? ¿hacienda?  Que ironía.

Las reformas del mercado laboral hay que hacerlas en el fondo de la empresa, y la empresa hoy tiene dos enemigos enfrente: la seguridad social, hacienda y las inmensidad de trabas burocráticas inútiles y en algunos casos totalmente ilegales, y es por ahí por donde se han de comenzar las reformas laborales, las buenas, “la autentica”.  Hay que aflojar el corsé que asfixia a las empresa, y al trabajador, el lazo que ahoga la capacidad de movimiento, el dinamismo pisoteado, hay que liberar la iniciativa y cambiar el chipo de las administraciones publicas, hay que respetar a los autónomos, mimarlos, a las pequeñas empresas, hay que dejar de machacarlos con todo tipo de ardid, las multas no son la mejor motivación, ya basta de considerarnos a “todos” culpables antes que ciudadanos.  La verdadera reforma esta en los políticos, en las instituciones, tenemos que dejar de ser un país de pandereta y avinagrados, el vinagre para las ensaladas y la panderetas para navidad.  Sobra mucha costra política y falta terreno limpio para jugar el partido del empleo.

dic
2nd

No estoy seguro. No sé.

estupidezEstos últimos días me siento extraño, no se si debo mostrar alegría o cierta tristeza por los cambios políticos que se avecinan, ciertamente eso espero que sean verdaderos cambios políticos, faltara ver si se dan en el sentido correcto y acertado para bien de la economía y de todos.

También estos últimos días en la prensa y en las entrevistas con Rajoy se han dejado ver los presidentes de las grandes empresas en su papel de gurús, con grandes frases manidas y en mi opinión vacías de contenido, y eso me entristece.  Sus planteamientos no son para salir de la crisis, ¿que crisis tienen ellos?, crisis como las suyas quiero yo para mi, sus planteamientos buscan más el acercamiento al poder que una solución que quizás los perturbe.

No creo que vengan las soluciones del foco del incendio, se necesita valentía para enfocar y ver con nitidez las causas del empobrecimiento y de nuestras miserias como país. Coraje y compromiso son las palabras y la actitudes necesarias durante los próximos años para darle la vuelta a una situación cada vez más insostenible.

Hace falta volver a la idea de España como nación donde quepan los catalanismos, andalucismos y otros ismos, excepto los que comiencen con nazional.  Las autonomías fueron una cuestión de desligar las administraciones del poder central, acercarlas al ciudadano y ganar en efectividad y sencillez, pero no creo equivocarme si digo que no ha sido así, con la mediocridad de los políticos se han convertido en reinos de taifas, cada una con sus leyes y con criterios que dividen en el ámbito del desarrollo económico, cultural e incluso social.  Una verdadera sangría sin orden ni concierto que además nos esta arruinando, y no solo en términos económicos.  Y los peor no se ha simplificado nada, lo contrario, la complejidad y la incompetencia se ha apoderado de las administraciones autonómicas en perjuicio del ciudadano, pero eso si, ayudando a las tasas de paro y al aumento de la pobreza.

No creo tan necesario revisar las competencias autonómicas, pero si las santas cabezas que las gobiernan, cuanta confusión y desparpajo puede encerrar la incompetencia e inutilidad de gran parte de nuestros políticos. Que clase de fuerza los eleva y los mantiene por encima de nosotros, que luz los ciega y los emborracha de grandeza en pedestales de cartón.  Que visión tan certera para sus asuntos y cuanta oscuridad en el compromiso con la sociedad. Pero como decía el otro, es lo que hay y quizás, añado yo, lo que nos merecemos.

“Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana y del Universo no estoy seguro. Albert Einstein”.

nov
19th

Es triste tener que pedir pero más triste es tener que robar

respetoNingún representante mío, por principio, e incluso por cordura iría en contra de mí o de mis intereses, creo no equivocarme en esto, quien dice representarme y continuamente viola mis intereses, incluso demasiadas veces mete y digo “mete”  del verbo “hincar”,  la mano en mi bolsillo, sin mi permiso, este, precisamente este no es mi representante,  yo no lo quiero incluso a mi pesar lo desprecio, no quiero un  representante que no me respeta, que no respeta a mi familia, mi cuenta corriente ni mi derecho natural a defenderme y luchar por lo mío.  Este señor no es mi representante lo pueden vestir con un manto democrático pero es un farsante, un sirviente asalariado de un partido, sus intereses no son los míos, su interés demostrado es vivir del “cuento” del “peloteo” partitocratico y permanecer muchos años sin caerse de las listas,  mantener un  puesto retribuido sin demasiadas obligaciones y con muchas puertas abiertas.  Mi representante tendría que darme cuentas a mi no a un partido, no tengo la opción de regañarle o felicitarle por su trabajo.

Como consecuencia de esto, las leyes que disponen estos representantes ¿son del todo democráticas? o son consecuencia de los intereses de un partido, de grupos de influencia, de personalismos.  ¿quien vota es mi representante o el partido?.  En realidad votamos partidos, las listas con nombres son un espejismo un formalismo democrático, seria muy difícil de argumentar como algo democrático presentar una papeleta con las casillas de los partidos que se presentan.  Pero seguro que mas barato, incluso más ecológico.

No las leyes dictadas por unos partidos no son del todo democráticas, no pueden llevar el sello de certificación “ISO JUSTO”, la mayoría corresponden al mercadeo de partidos, alianzas y pactos.  Basta repasarlas para comprenderlo.  Quitando el Código Civil, el Código Penal y el Código Mercantil, hay poco que se salve, y de estos tres mencionados se puede ver claramente lo que viene de siglos anteriores a lo incorporado recientemente, muy mediocre y falto de sentido común.

Si esto es aproximadamente así, ¿quien nos protege? ¿la justicia? no parece del todo razonable si las leyes no son del todo justas, y la justicia no del todo rápida, lo único que puede protegernos en esta situación es el inmovilismo, estarse quieto, no equivocarse, la sociedad prisionera o intervenida es la mejor para este tipo de escenario. Sociedad dócil y políticamente correcta, fácil de manejar.

La otra sociedad dinámica y supuestamente libre no dispone de protección alguna, no existe un órgano con potestad de controlar por oficio la ingente producción de leyes, decretos, reglamentos, ordenes, edictos y normas que tanto envilecen nuestras vidas y que en tantas ocasiones son del todo no inconstitucionales, sino peor anticonstitucionales.  No hay más que colocarle una gorra y una botonera a un ciudadano para que se crea un general, pues con un despacho y un poco de moqueta sucede lo mismo, se tiene la capacidad de dictar la vida a los demás.

Bendita necedad.

Solo hay que criar cuervos para que te saquen los ojos.

nov
5th

Los políticos incompetentes, al paro. Y los irresponsables ¿a donde?

forges_burocracia-2Fomentar el empleo publico fuera de la sanidad y la educación es alimentar a la bestia del “vuelva usted mañana” , que Larra ya detecto en 1833, es fomentar la burocracia y el freno a la iniciativa particular y empresarial.  Esto se agrava cuando existen administraciones totalmente independientes  con funciones duplicadas y a veces desconocidas.  Un verdadero corsé que ahoga nuestra economía y nuestra eficiencia.  El funcionariado – y el político –  “aburrido” tiene como función “molestar” necesita justificarse y se hace valer y notar.  Es nuestra moderna inquisición.

No estoy del todo en contra del empleo publico, si no somos capaces de crear empleo de otra manera y tiramos la toalla a la iniciativa empresarial, pero si con condiciones.  Se debe crear sin ningún tipo de complejo, la figura del funcionario sin funciones: el funcionario ocioso, una especie de funcionario en la reserva, quietecito. Que les sirva a los políticos para aparentar poder y que actué a forma de ¿¿regulador del empleo??.

El problema esta en la capacidad, el ansia,  que tienen los entes de rango político para crear leyes, reglamentos y normativas, todas ellas y ellos con sus correspondientes formularios y casillas a los que hay que adjuntar las  fotocopias compulsadas, verificadas o autentificadas.  Un verdadero despropósito de irresponsabilidad e incompetencia que nos define como país. Y como prueba, un botón y cinco millones de almas desesperadas.

Sorprende, hay cientos de personas dedicadas a los asuntos laborales, abogados, catedráticos, sindicalistas, hasta ministros, todas ellas liberadas ¿como es posible? que al final todos sean reformas laborales que generan más paro. Insisto, como es posible que sigan en sus puestos ¿no se deberían de dedicar a otros asuntos? quizás menos dañinos.

Un ejemplo muy sencillo, si a usted le atan las manos a las espaldas, además le atan los pies, y pongamos que le amordazan ¿podría usted desarrollar alguna actividad productiva?  suena difícil, pues por difícil que suene en estas condiciones sobreviven muchas pequeñas empresas y la mayoría de trabajadores autónomos.  Y es mas cierto que en estas condiciones han caído y caen los menos afortunados, la creación de empleo duradero y real jamás se producirá.

El sistema de cotizaciones a la Seguridad Social necesita un cambio radical, hay que flexibilizarlo a las situaciones actuales y futuras, fue un invento del franquismo que no ha sido revisado, debe desligarse de las percepciones salariales y por supuesto abaratarse, la parte opuesta a esta necesaria reforma es la también necesaria mejora en la gestión de estos fondos.

Las cotizaciones de los autónomos están reguladas por una orden de 24 de septiembre de 1970, anterior a la Constitución que de hecho es anticonstitucional, con severas limitaciones a la maniobra a situaciones reales, igual que sucede en el Régimen General.  Las incongruencias de la Orden mencionada fue puesta de manifiesto al Ministerio de Trabajo y este sin más interés se limito a confirmarlo, pareciéndole bien. Chapo.  Que vengan reformas.

Otro tema es el inmovilismo general, trasladado también a la sociedad y a los momentos en que esta debe reflejar su opinión en las urnas sobre sus mentores políticos, dicen las encuestas que el señor Zapatero y su exvice el señor Rubalcaba, sacaran ciento y pico de diputados, como es posible este premio, ¿por lo bien que lo han hecho?  cuanto inmovilismo existe en la opinión publica o quizás es ¿ignorancia?.  Lo que interesa a este país es una limpieza a fondo, un zafarrancho con Zotal, agua y estropajo, fuera la suciedad y la roña incrustada.  Cuanto miedo a la limpieza, a lo nuevo, al futuro y al trabajo.  Nos gusta más el país de vuelva usted mañana.

Y que hacer con los políticos responsables “en democracia” de los desastres en las gestiones de la cosa común, hasta ahora el premio es un sueldo vitalicio, secretaria, despacho y coche oficial y hasta escolta, por lo bien que lo han hecho.  Deberían de leer las responsabilidades de los gestores de una sociedad anónima o limitada, mención aparte los bancos.