abr
28th

No recuerdo lo viejo que soy

Archivado bajo Actualidad | Deja un Comentario

En algún momento del camino es necesario pararse, unas veces lo pide nuestro cuerpo de forma pacifica, otras de forma tajante como expresión del hartazgo, del cansancio e incluso del aburrimiento de vivir.  La reflexión es un ejercicio desconocido, sobre todo si no hay presión para como resultado tomar una decisión a posteriori, la reflexión gozosa es la buena, y también por eso, escasa y breve.

Cuando conseguimos llegar a algún tipo de frontera artificial durante los días del año o durante cualquier época de nuestras vidas, es obligado viajar de forma liviana de la mano de la reflexión, no en vano , pasaremos esa frontera artificial del tiempo, estrenaremos un nuevo territorio nuevo y particular, y como todos los estrenos siempre hay que hacerlos con ilusión y ganas, con energías renovadas y coraje para llegar hasta el final de ese camino o  reto y el comienzo de otro nuevo y desconocido.

Si tuviese que contestar a la supuesta pregunta de cual es una de las cuestiones que me sorprenden de forma contundente y continuada, sin llegar a entender la causa, sin duda una seria la facilidad con que asumimos y nos conformamos, la desnaturalización humana de las masas, el conformismo y la aceptación de la aberración y el sin sentido como parte de nuestro paisaje, de nuestro entorno.

abr
28th

¿Donde esta Keynes?

Archivado bajo Actualidad | Deja un Comentario

Si releemos la historia mas reciente y analizamos los ciclos de entreguerras y los periodos precedentes, en todos ellos encontramos el rastro de algunas de las causas del Capturaorigen, de las crisis, y de su agravamiento y difícil salida, son el silencio y la complicidad.  Estas dos actitudes se pueden agregar y surge la pasividad, o lo que actualmente se define como lo políticamente correcto.  Todos somos parte de esta aventura y la experiencia demuestra las consecuencias colectivas de la pasividad al mirar a otro lado haciéndonos los locos.

Los causantes de esta situación y también sus colaboradores quieren hacernos participes voluntariamente, y también por la fuerza, de los sacrificios y esfuerzos necesarios para salir de la bacanal de la que ellos fueron causantes y protagonistas principales a la vez que beneficiarios.  Un sacrificio que resultara baldío e inútil.  Esta crisis se ha originado por la avaricia y el ansia de unos pocos, con la complicidad pasiva del resto de pocos, han despojado al sistema de liquidez, no ha sido una crisis clásica, creo que ni tan siquiera se le puede denominar así, ha sido el primer Gran Robo Global. El sistema financiero y los gobiernos son sus principales hacedores y culpables, unos por acción y los otros por omisión. La macroempresa de la nación ha entrado en quiebra, no por falta de ingresos, pero si por exceso de malos políticos y gestores nefastos,  han sido demasiadas manos rotas gastando dinero, mucho dinero, dinero en abundancia, que el sistema financiero tampoco ha tenido tapujos en suministrarlo generándolo de forma  virtual, Banco de España, bancos, gobiernos y grandes monopolios, son los responsables de la situación actual y lo seguirán siendo con las políticas equivocadas con las que intentan solucionarlo.  Totalmente equivocadas.  Solo hay una acertada, el manejo de la comunicación para desviar la atención, hacernos olvidar las causas y exigirnos sacrificios.  Y lo peor.  Con este barullo siguen recortando pequeñas libertades y normalizando nuestras vidas haciendo lo blanco negro y lo normal y habitual extraño y aborrecible.  En pequeñas dosis para que no produzca rechazo.

En contraposición de las prohibiciones están las falsa excusas y motivos grandilocuentes: ecología, salud, y sobre todo la preocupación por nuestra seguridad…etc,  persiguen nuestro pequeños vicios so pena de contraer horribles enfermedades, nos dicen como tenemos que pagar, como debemos comer, como debemos comprar, como debemos circular, como debemos mantener nuestros coches, nuestras viviendas, nuestro cuerpo, como utilizar el agua y la electricidad, como educar a nuestros hijos, como trabajar.  Se consigue mediante la persistencia y focalizando la atención en un culpable, normalizar verdaderas barbaridades.  Nos levantan los pasos de cebra –es una verdadera proeza de demencia y de peligrosidad, totalmente aceptada- nos hacen pagar impuestos y tasas por el agua la luz la compra de un electrodoméstico o una bombilla, incluso por las bolsas de la compra, una tontería que no tiene nada de ecológico, 20 millones de bolsas a 0.03 euros son 600.000 euros de beneficio, y las bolsas que reciclábamos como bolsas de basura ahora hay que comprarlas.  Vivimos totalmente normalizados y tasados, cualquier acción tiene su precio y va in crescendo. Parecen acciones inocentes y sin trascendencia, pero lamentablemente no lo son, y cada vez la sensación de opresión es mayor en lo cotidiano y asfixiante la mayoría de las veces cuando las relaciones son con la administración.

ene
28th

¿ Para cuando el empleo ?

desempleo2Nada ha cambiado, por ahora, los mismos nubarrones, la misma incertidumbre y una clase política dedicada a mirarse al ombligo y entre ellos y el poder económico, a ver quien es el mas listo de la clase, enfadándose cuando le quitan nota las agencias que no quisieron ver las nubes, centrando su atención en infinidad de reuniones donde las decisiones brillan por su ausencia.  En plena crisis el BC se empeño en subir los tipos de interés y ahora emborracha a los bancos con barra libre, los gobiernos, todos, desde los nacionales hasta los municipales, de tener los bolsillos rotos han pasado a mantenerse solo los sueldos y sus prebendas.  Demasiada indecisión, demasiada irresponsabilidad, demasiada tibieza, y mientras tanto la sociedad civil adormecida y esperando un milagro.

La gran decisión no esta en subir impuestos, al menos de la forma trivial con que se ha hecho, se pueden subir impuestos, pero la contrapartida ha de ser generar empleo, subir impuestos para dinamizar la economía y no para solo cubrir el déficit.

La subida de impuestos ha de ir seguida de una bajada importante de las cotizaciones “obligatorias a la Seguridad Social” por parte de las empresas, las cotizaciones sociales, tal como están planteadas son un gravísimo error, sin olvidar las rigideces del mercado laboral.  No podemos gravar al trabajo con semejante lastre, las cotizaciones han de ser una parte, pero no la mas importante de los costes laborales, además no productivos, y tampoco han de ser igual para todas las empresas, del mismo modo que la capacidad de penetración de mercado o de generación de ingresos no son las mismas.  Una opción a considerar, seria aportar una parte mínima obligatoria para sostener el sistema sanitario por parte de la empresa y una opcional voluntaria para el sistema de pensiones por parte del trabajador.  En cuanto a los contratos de trabajo, han de adaptarse a cada sector y a cada empresa dentro del sector.  La flexibilidad y los acuerdos entre partes han de primar, y no para perder derechos, ni bajar sueldos, todo lo contrario para entre todos mantener las empresas y los puestos de trabajo.  No hay otra manera.  Todo lo demás es pura fantasía y palabrería hueca de políticos embutidos en el corsé de su narcisismo.

¿para cuando el empleo?

ene
9th

Perdidos y sorprendidos

cadenas-en-las-manosCuando el diablo se aburre con el rabo caza moscas, cuando los gobiernos no saben donde están, gobiernan prohibiendo, subiendo impuestos y con ocurrencias totalmente fuera de contexto.

La deuda publica es un problema pero no es EL PROBLEMA, al menos del país, entre ellos, los colegas banqueros y ministros, se empeñan en evidenciarse y colocar como mayor problema el déficit (el despilfarro), y como “solución” miran al ciudadano y deducen la posibilidad de empobrecerlo un poco mas, con las geniales subidas de impuestos, luminosos cerebros, siempre olvidan la máxima de rebajar impuestos para aumentar ingresos, pero entre exquisitos no esta bien visto rebajar.  El déficit (el despilfarro) es un problema de largo recorrido solucionable con el resto de la economía, y el mayor recorte esta en los presupuestos y en el control de gasto, basta mirar cualquier capitulo para entrever la cantidad de grietas por donde se escapan los esfuerzos de este país.

De todas las medidas dictadas por los ministros, aun no tengo conocimiento de ninguna que afloje el corsé de empresarios y emprendedores, siguen dándole vueltas al garbanzo de la reforma laboral, sin tragarlo ni escupirlo, han colocado en la picota a los salarios, la precariedad y los puentes.  Bueno, es una forma como otra de perder el tiempo y justificar la incompetencia.  La reforma laboral seria conveniente enfocarla dentro de medidas globales para abaratar costes no productivos a las empresas y, adaptar el tipo de contratación a la situación del mercado.  Darle un nuevo concepto al desempleo, el desempleado no ha de ser una persona rechazada del mercado laboral, debe permanecer en la empresa en estado latente, al ralentí, en periodo de formación, preparando el arranque de nuevas faenas, por supuesto este giro en el concepto supone un giro en la mentalidad, supone confiar en el ciudadano y en el empresario.  Filosofía que resulta casi imposible en un país donde el mismo Estado esta imbuido en la cultura del lazarillo, del pillo, la mayoría de nuestra legislación tiene ese enfoque.  Y yo digo así nos va.  Muchos de nuestros esfuerzos se esfuman en buscar formas de escapar, caminos para dar la vuelta, y mientras tanto no hacemos otra cosa.

Suponer que este gobierno tiene la solución, es suponer que tienen la capacidad de escuchar, es suponer que viven la realidad, y eso, me temo, es suponer mucho.  Si entreveo, el manual al uso, la ortodoxia académica y la falta de imaginación, la falta de medidas basadas en la experiencia vital y por ultimo dan la espalda a una realidad que ya empieza a ser asfixiante.

No basta el deseo ni las buenas palabras para solucionar los problemas, es necesario ponerse a trabajar, escuchar y realizar el planteamiento acertado. Resulta difícil empezar a solucionar subiendo impuestos.

dic
17th

La telaraña que nos atrapa

telarañaLa vida en los pueblos ha estado siempre regida por normas de convivencia muy sabidas y casi siempre respetadas, todo el mundo entendía de lindes, donde terminaba lo nuestro y empezaba lo ajeno, el código civil para lo menos malo y el código penal para lo peor.  Normas de convivencia generales que han perdurado muchos años.

Actualmente (Y QUIZAS PAREZCA PESADO) tenemos exceso de prohibiciones y saturación de reglamentos que no sobrevivirían a un examen básico del Constitucional, y tampoco del sentido común, pero ahí están, criaturas inútiles a imagen y semejanza muchas veces de sus creadores, virus letales imbricados en los engranajes de la sociedad, causantes en la mayoría de ocasiones de graves perjuicios a los ciudadanos, sobre todo de los mas débiles.  La administración es consciente, ya se hablaba hace mucho de ello con la ley de servicios, pero en vez de cortar lo absurdo lo han ido alimentando.

Considerando la época y las reglas de la selva económica en la que nos movemos, cualquier intención de generar empleo en este país, tendrá dos barreras difíciles de superar, insisto en la época actual y en las que se avecinan, donde el oasis de borrachera y lujuria por el dinero para todos se acabo.  El dinero siempre ha tenido dueño, y el poder seguirá siendo su sirviente, el poder perdona al banquero y el banquero le perdona y le bendice las deudas y sus pecados. Fácil y sencillo sin necesidad de ingeniería financiera, ni formulas matemáticas difíciles de entender. Pero vayamos a las barreras para la creación de empleo.  Estas barreras no las impone el mercado, las impone la intervención de las instituciones publicas, el gran enemigo del empleo es el alto coste que supone crear empleo, crear empleo en este país es un castigo que esta penado con un enorme lastre económico para la empresa.  Y no se soluciona como pretende el amigo Rosel creando empleo a 400 euros de salario, menuda idea del presidente de la CEOE, similar a los pisos de 20  metros cuadrados para solucionar el problema de la carestía de la vivienda de la señora ministra.  Mal empezamos. Supongo que el señor Rosel es capaz de vivir con 400 euros al mes, o quizás se refiera a empleo para “personas” pero no “humanas”.

Las cosas mejor llamarlas por su nombre, dejar por un momento lo correctamente político, en primer lugar los salarios no tienen la culpa, no son el mayor coste de la empresa en la generación de empleo, lo que asusta son las cargas ajenas a la producción, las que gravan la competitividad, los costes de la seguridad social y los costes de deshacer un contrato, son conceptos que hay que revisar con valentía, costes que recaen sobre la empresa, como si la empresa fuese culpable de la situación del mercado.

El mayor coste del final de un contrato para el trabajador y para la economía, es no encontrar trabajo al día siguiente, es el paro.  Es el miedo a contratar por el empresario.  Otro tópico es machacar sobre los contratos temporales, llamados precarios, no entiendo como quieren que sean los contratos y el trabajo, son un puro reflejo de la realidad que nos rodea, no puede haber contratos modélicos “puros” en una situación totalmente errática, extraña y tremendamente incierta e insegura, llena de bandolerismo y de atracadores “bendecidos”,  quien asegura por otra parte a las empresas una continuidad en sus trabajos, en sus contratos, en sus cobros, la seguridad social ¿acaso? ¿hacienda?  Que ironía.

Las reformas del mercado laboral hay que hacerlas en el fondo de la empresa, y la empresa hoy tiene dos enemigos enfrente: la seguridad social, hacienda y las inmensidad de trabas burocráticas inútiles y en algunos casos totalmente ilegales, y es por ahí por donde se han de comenzar las reformas laborales, las buenas, “la autentica”.  Hay que aflojar el corsé que asfixia a las empresa, y al trabajador, el lazo que ahoga la capacidad de movimiento, el dinamismo pisoteado, hay que liberar la iniciativa y cambiar el chipo de las administraciones publicas, hay que respetar a los autónomos, mimarlos, a las pequeñas empresas, hay que dejar de machacarlos con todo tipo de ardid, las multas no son la mejor motivación, ya basta de considerarnos a “todos” culpables antes que ciudadanos.  La verdadera reforma esta en los políticos, en las instituciones, tenemos que dejar de ser un país de pandereta y avinagrados, el vinagre para las ensaladas y la panderetas para navidad.  Sobra mucha costra política y falta terreno limpio para jugar el partido del empleo.

dic
2nd

No estoy seguro. No sé.

estupidezEstos últimos días me siento extraño, no se si debo mostrar alegría o cierta tristeza por los cambios políticos que se avecinan, ciertamente eso espero que sean verdaderos cambios políticos, faltara ver si se dan en el sentido correcto y acertado para bien de la economía y de todos.

También estos últimos días en la prensa y en las entrevistas con Rajoy se han dejado ver los presidentes de las grandes empresas en su papel de gurús, con grandes frases manidas y en mi opinión vacías de contenido, y eso me entristece.  Sus planteamientos no son para salir de la crisis, ¿que crisis tienen ellos?, crisis como las suyas quiero yo para mi, sus planteamientos buscan más el acercamiento al poder que una solución que quizás los perturbe.

No creo que vengan las soluciones del foco del incendio, se necesita valentía para enfocar y ver con nitidez las causas del empobrecimiento y de nuestras miserias como país. Coraje y compromiso son las palabras y la actitudes necesarias durante los próximos años para darle la vuelta a una situación cada vez más insostenible.

Hace falta volver a la idea de España como nación donde quepan los catalanismos, andalucismos y otros ismos, excepto los que comiencen con nazional.  Las autonomías fueron una cuestión de desligar las administraciones del poder central, acercarlas al ciudadano y ganar en efectividad y sencillez, pero no creo equivocarme si digo que no ha sido así, con la mediocridad de los políticos se han convertido en reinos de taifas, cada una con sus leyes y con criterios que dividen en el ámbito del desarrollo económico, cultural e incluso social.  Una verdadera sangría sin orden ni concierto que además nos esta arruinando, y no solo en términos económicos.  Y los peor no se ha simplificado nada, lo contrario, la complejidad y la incompetencia se ha apoderado de las administraciones autonómicas en perjuicio del ciudadano, pero eso si, ayudando a las tasas de paro y al aumento de la pobreza.

No creo tan necesario revisar las competencias autonómicas, pero si las santas cabezas que las gobiernan, cuanta confusión y desparpajo puede encerrar la incompetencia e inutilidad de gran parte de nuestros políticos. Que clase de fuerza los eleva y los mantiene por encima de nosotros, que luz los ciega y los emborracha de grandeza en pedestales de cartón.  Que visión tan certera para sus asuntos y cuanta oscuridad en el compromiso con la sociedad. Pero como decía el otro, es lo que hay y quizás, añado yo, lo que nos merecemos.

“Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana y del Universo no estoy seguro. Albert Einstein”.

nov
19th

Es triste tener que pedir pero más triste es tener que robar

respetoNingún representante mío, por principio, e incluso por cordura iría en contra de mí o de mis intereses, creo no equivocarme en esto, quien dice representarme y continuamente viola mis intereses, incluso demasiadas veces mete y digo “mete”  del verbo “hincar”,  la mano en mi bolsillo, sin mi permiso, este, precisamente este no es mi representante,  yo no lo quiero incluso a mi pesar lo desprecio, no quiero un  representante que no me respeta, que no respeta a mi familia, mi cuenta corriente ni mi derecho natural a defenderme y luchar por lo mío.  Este señor no es mi representante lo pueden vestir con un manto democrático pero es un farsante, un sirviente asalariado de un partido, sus intereses no son los míos, su interés demostrado es vivir del “cuento” del “peloteo” partitocratico y permanecer muchos años sin caerse de las listas,  mantener un  puesto retribuido sin demasiadas obligaciones y con muchas puertas abiertas.  Mi representante tendría que darme cuentas a mi no a un partido, no tengo la opción de regañarle o felicitarle por su trabajo.

Como consecuencia de esto, las leyes que disponen estos representantes ¿son del todo democráticas? o son consecuencia de los intereses de un partido, de grupos de influencia, de personalismos.  ¿quien vota es mi representante o el partido?.  En realidad votamos partidos, las listas con nombres son un espejismo un formalismo democrático, seria muy difícil de argumentar como algo democrático presentar una papeleta con las casillas de los partidos que se presentan.  Pero seguro que mas barato, incluso más ecológico.

No las leyes dictadas por unos partidos no son del todo democráticas, no pueden llevar el sello de certificación “ISO JUSTO”, la mayoría corresponden al mercadeo de partidos, alianzas y pactos.  Basta repasarlas para comprenderlo.  Quitando el Código Civil, el Código Penal y el Código Mercantil, hay poco que se salve, y de estos tres mencionados se puede ver claramente lo que viene de siglos anteriores a lo incorporado recientemente, muy mediocre y falto de sentido común.

Si esto es aproximadamente así, ¿quien nos protege? ¿la justicia? no parece del todo razonable si las leyes no son del todo justas, y la justicia no del todo rápida, lo único que puede protegernos en esta situación es el inmovilismo, estarse quieto, no equivocarse, la sociedad prisionera o intervenida es la mejor para este tipo de escenario. Sociedad dócil y políticamente correcta, fácil de manejar.

La otra sociedad dinámica y supuestamente libre no dispone de protección alguna, no existe un órgano con potestad de controlar por oficio la ingente producción de leyes, decretos, reglamentos, ordenes, edictos y normas que tanto envilecen nuestras vidas y que en tantas ocasiones son del todo no inconstitucionales, sino peor anticonstitucionales.  No hay más que colocarle una gorra y una botonera a un ciudadano para que se crea un general, pues con un despacho y un poco de moqueta sucede lo mismo, se tiene la capacidad de dictar la vida a los demás.

Bendita necedad.

Solo hay que criar cuervos para que te saquen los ojos.

nov
5th

Los políticos incompetentes, al paro. Y los irresponsables ¿a donde?

forges_burocracia-2Fomentar el empleo publico fuera de la sanidad y la educación es alimentar a la bestia del “vuelva usted mañana” , que Larra ya detecto en 1833, es fomentar la burocracia y el freno a la iniciativa particular y empresarial.  Esto se agrava cuando existen administraciones totalmente independientes  con funciones duplicadas y a veces desconocidas.  Un verdadero corsé que ahoga nuestra economía y nuestra eficiencia.  El funcionariado – y el político –  “aburrido” tiene como función “molestar” necesita justificarse y se hace valer y notar.  Es nuestra moderna inquisición.

No estoy del todo en contra del empleo publico, si no somos capaces de crear empleo de otra manera y tiramos la toalla a la iniciativa empresarial, pero si con condiciones.  Se debe crear sin ningún tipo de complejo, la figura del funcionario sin funciones: el funcionario ocioso, una especie de funcionario en la reserva, quietecito. Que les sirva a los políticos para aparentar poder y que actué a forma de ¿¿regulador del empleo??.

El problema esta en la capacidad, el ansia,  que tienen los entes de rango político para crear leyes, reglamentos y normativas, todas ellas y ellos con sus correspondientes formularios y casillas a los que hay que adjuntar las  fotocopias compulsadas, verificadas o autentificadas.  Un verdadero despropósito de irresponsabilidad e incompetencia que nos define como país. Y como prueba, un botón y cinco millones de almas desesperadas.

Sorprende, hay cientos de personas dedicadas a los asuntos laborales, abogados, catedráticos, sindicalistas, hasta ministros, todas ellas liberadas ¿como es posible? que al final todos sean reformas laborales que generan más paro. Insisto, como es posible que sigan en sus puestos ¿no se deberían de dedicar a otros asuntos? quizás menos dañinos.

Un ejemplo muy sencillo, si a usted le atan las manos a las espaldas, además le atan los pies, y pongamos que le amordazan ¿podría usted desarrollar alguna actividad productiva?  suena difícil, pues por difícil que suene en estas condiciones sobreviven muchas pequeñas empresas y la mayoría de trabajadores autónomos.  Y es mas cierto que en estas condiciones han caído y caen los menos afortunados, la creación de empleo duradero y real jamás se producirá.

El sistema de cotizaciones a la Seguridad Social necesita un cambio radical, hay que flexibilizarlo a las situaciones actuales y futuras, fue un invento del franquismo que no ha sido revisado, debe desligarse de las percepciones salariales y por supuesto abaratarse, la parte opuesta a esta necesaria reforma es la también necesaria mejora en la gestión de estos fondos.

Las cotizaciones de los autónomos están reguladas por una orden de 24 de septiembre de 1970, anterior a la Constitución que de hecho es anticonstitucional, con severas limitaciones a la maniobra a situaciones reales, igual que sucede en el Régimen General.  Las incongruencias de la Orden mencionada fue puesta de manifiesto al Ministerio de Trabajo y este sin más interés se limito a confirmarlo, pareciéndole bien. Chapo.  Que vengan reformas.

Otro tema es el inmovilismo general, trasladado también a la sociedad y a los momentos en que esta debe reflejar su opinión en las urnas sobre sus mentores políticos, dicen las encuestas que el señor Zapatero y su exvice el señor Rubalcaba, sacaran ciento y pico de diputados, como es posible este premio, ¿por lo bien que lo han hecho?  cuanto inmovilismo existe en la opinión publica o quizás es ¿ignorancia?.  Lo que interesa a este país es una limpieza a fondo, un zafarrancho con Zotal, agua y estropajo, fuera la suciedad y la roña incrustada.  Cuanto miedo a la limpieza, a lo nuevo, al futuro y al trabajo.  Nos gusta más el país de vuelva usted mañana.

Y que hacer con los políticos responsables “en democracia” de los desastres en las gestiones de la cosa común, hasta ahora el premio es un sueldo vitalicio, secretaria, despacho y coche oficial y hasta escolta, por lo bien que lo han hecho.  Deberían de leer las responsabilidades de los gestores de una sociedad anónima o limitada, mención aparte los bancos.

jun
28th

Las cosas cambiadas

Archivado bajo Actualidad | Deja un Comentario

limites_velocidadCuando era niño y escuchaba las conversaciones de los mayores, recuerdo haber oído de forma reiterativa en algunas de ellas cierta preocupación –de aquellos tiempos- por las malas carreteras existentes en España, en aquella época las comparaban con las maravillosas autopistas de Alemania y Francia.  Aquí ni había buenas carreteras ni buenos coches.  Con el paso del tiempo, y el cultivo de la paciencia, ahora tenemos buenos coches y buenas autovías y autopistas, incluso buenas carreteras, pero se nos han torcido o estropeado los señores que gobiernan estos asuntos, o no escucharon cuando eran niños las preocupaciones de sus padres.  Poco les importa.

Su filosofía es o parece totalmente intervencionista y ahora que tenemos buenos coches, potentes y de bajo consumo, cómodos y fiables y  buenas carreteras y autopistas, ahora que todos podíamos disfrutar de las buenas sensaciones de viajar, gozar con los paisajes, cuando deberíamos de estar atentos a la carretera, y del coche, nos cambian el paso, o mejor nos venden bastantes ideas falsas que de tanto repetirlas las convierten en verdad.

Nos obligan a ir pendientes del cuenta kilómetros, atentos a los cambios de velocidad de las señales, viajamos pendientes de los radares y de las patrullas apostadas en caminos y rotondas, con los limites de velocidad nos dormimos y los viajes se hacen eternos.  En cualquier momento nos encontramos con un gran montículo en la carretera lo llaman “paso elevado de peatones” (menuda subnormalidad), que falta de sentido común, elevar una carretera de forma temeraria ¿con que objetivo? para que el enfermo de una ambulancia toque el techo cuando pase, para comprobar el estado de los frenos, para descolocar toda la carga, para descabalgar al motorista o al ciclista, para provocar la montaña rusa en el autobús, para que la embarazada se acuerde cada vez que pase del inventor de tan sofisticado invento.  Pero el aburrimiento y la incongruencia llega a cotas que sobrepasan el ridículo y bajamos diez kilómetros la velocidad para sacar al país de la ruina energética. Bien pensado, suficiente para la nominación al premio Nobel de Economía.

En una época como la actual donde nos venden que prima la eco-eficiencia, la competitividad, la globalización, las buenas comunicaciones, la optimización de colapsos y caravanas, nosotros tendemos a los caminos empedrados y el transporte en carro y en borrica.

Mientras tanto las multas ya son una partida considerable en nuestros impuestos indirectos, si es cierto, como afirman, que no existe afán recaudatorio, que le den el importe de la recaudación a una ONG o a Caritas.  Y, y solo Y, Quizás de ese modo mi indignación será menos.

jun
15th

Las primeras grietas

indignadosEscuchando la radio y viendo la televisión, se observa la sordera y la ceguera de políticos y medios de comunicación, y la connivencia de ambos.  Hablan de violencia, hablan de democracia, hablan de coacción, de la representación de los políticos y como sucede siempre marcan y estigmatizan a los disidentes, llamándoles antisistema, violentos, hablan y habla,  y en realidad no dicen nada, no están en la realidad social.

¿Son nuestros representantes? o son los representantes más dóciles elegidos por un partido, nosotros no votamos  a nuestros representantes, votamos a un partido que solo se representa a si mismo y a sus intereses.  Si me representan a mi porque no tengo un teléfono y una dirección para exponer mis propuestas y mis inquietudes, ¿porque no puedo amonestar a mi representante cuando lo hace mal?.  Yo personalmente tengo cartas dirigidas a los supuestos representantes, al parlamento, al defensor del pueblo, a Celestino Corbacho cuando era ministro de Trabajo y en ningún momento me he sentido representado por ninguno de ellos, siempre he tenido el silencio por respuesta, la total indiferencia ¿o desprecio?.  Para mis la representación es otra cosa.  ¿Votar? Sí voto, porque la abstención o el voto en blanco no tiene valor político. Solo voto porque es parte del juego, es una ventaja sobre la imposición, pero una vez que votamos la democracia se la apropian los partidos y se entra en el juego del poder y el dinero.  ¿Es democracia un voto cada cuatro años?

¿Violencia? ¿agresividad?  De que tipo de violencia y agresividad hablamos, de la buena o de la mala.  El hijo del señor Gallardón ha sentido miedo, lo sabemos por un articulo aparecido en un diario de ámbito nacional. El hijo de un parado, el hijo de un desahuciado también siente miedo, cada día, cada hora, pero no lo sabemos por que no tiene acceso a ningún medio de comunicación, su miedo no importa y su situación tampoco.  Parece que el dolor y el miedo también  tiene castas y dueños, además de mensajeros y pregoneros.  ¿Tiene la violencia o la agresividad justificación? En raras ocasiones, pero la violencia y la agresividad no es solo física, con traje y corbata y con lápiz y papel se puede generar mas violencia que con un Kaláshnikov, yo prefiero la física es mas clara, se ve venir y te da la opción a defenderte, la otra tiene muchas etiquetas donde ampararse, también la etiqueta “democracia” le sirve en demasiadas ocasiones.

¿De que forma hay que manifestar la disconformidad? ¿Ha servido de algo la acampada? ¿Sirven de algo las miles de quejas que emiten los ciudadanos a las diferentes instituciones? La respuesta es un rotundo NO.  Parece por tanto que la representatividad no funciona bien.  La violencia no es la solución, pero queda claro que la pasividad ciudadana, en los políticos, fomenta la indiferencia.  Da la sensación, por los hechos sucedidos hoy, que hasta que no les duele a ellos las cosas pasan desapercibidas y no tienen importancia.

El uso de los conceptos apropiados y las frases hechas a medida, repetidas de forma machacona en medios de comunicación tienen mucho eco y surten efecto.  El inconveniente en este caso es la realidad, que se impone, y no entiende de cegueras.

Las grietas sociales empiezan a manifestarse, y tal como sucedió con la crisis nos empeñamos en negar la evidencia y optar por lo políticamente correcto.  Hoy ante la emergencia nuclear el presidente de la Generalitat ha tenido que acudir al parlamento en helicóptero.  Es el gran teatro de un país que no va al teatro.